SANTA CRUZ

Municipios cuantifican daños a la espera de acciones de autoridades


Cuevo emitirá su declaratoria de emergencia el martes; en La Guardia refuerzan obras civiles. Mientras en comunidades como Ipati reciben ayuda de empresas petroleras. Temen que las lluvias retornen pronto


El trabajo en los puentes se enfoca en no dejar aislados a vecinos del área urbana de La Guardia
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

06/01/2019

Mientras las precipitaciones dan una tregua, la sensibilidad de los distintos municipios y comunidades cruceñas afectadas muestra un cuadro que adolece de una mano ágil que repare los daños en las zonas más afectadas. No obstante, y teniendo en cuenta que estamos en plena temporada de lluvias, los municipios ya toman medidas en su afán de evitar que los daños se propaguen.

Según el alcalde de Cuevo, Marcelo Villagra, este martes se oficializa la declaratoria de emergencia para atender a las 17 comunidades afectadas del municipio, las cuales han visto perecer el 70% del área cultivada -mayoritariamente maíz- en 300 hectáreas. Las familias de las cuatro viviendas que se vieron destruidas por el temporal permanecen en la escuela de la comunidad Madiyuti y se espera atender la situación de otras 32 que también se vieron afectadas.

Entretanto, en las localidades de Ipati y Lagunillas la petrolera Total y la estatal YPFB tomaron la iniciativa para considerar trabajos que puedan paliar la situación de los damnificados.



En un contacto con EL DEBER, el presidente de la Organización Territorial de Base (OTB), Alberto Rojas, señaló que las máquinas con las que cuentan trabajan a medias y que hay funcionarios públicos que acusan estar de vacaciones para atender a los afectados.

“Aquí (Ipati) el 90% de las casas son de adobe. Ahora están partidas y deterioradas”, lamentó Rojas, a tiempo de detallar que a la falta de suministro de agua potable se suma la ausencia de medicamentos y vituallas.

Hasta ahora la Gobernación organizó inspecciones técnicas para hacer una evaluación de los daños en las zonas perjudicadas y su accionar depende de la posible declaratoria de desastre de las autoridades municipales. Además, esperan que el Ministerio de Defensa también pueda tomar cartas en el asunto.

Defensivos en La Guardia



En el municipio de La Guardia se está priorizando la protección de puentes. Ya se concluyeron inspecciones para la limpieza de las quebradas y se colocan gaviones para estabilizar las orillas. El director de mejoramiento de vías del municipio guardieño, Luis Villazón, señaló que las acciones llevadas adelante se hacen a modo de prevenir las consecuencias negativas de las futuras lluvias y que los barrios queden aislados.

El foco está puesto en la quebrada Guayabal, en la zona de Guardia Nueva, en el distrito 4, donde se destinó un presupuesto de casi Bs 200.000 para las obras.

Según el reporte del secretario de Obras Públicas de la Alcaldía, René Flores, además del área urbana, existen deterioros en los caminos rurales.

A esto se suma el riesgo de 2.000 hectáreas de cultivos y otro tanto se mantiene bajo el agua. El ejecutivo acotó que son 45 familias distribuidas en seis comunidades las que todavía se mantienen en riesgo.