OPERATIVOS

Mercados, sin condiciones contra incendios


Inspectores de la Unidad de Bomberos recorrieron La Ramada, el Abasto y el Mutualista

Los días previos a la Navidad incrementa el comercio en los mercados, esta acción ha causado la crítica por parte del monseñor Estanislao este domingo en la homilía

22/12/2016

Tres de los mercados más concurridos de la capital cruceña no cuentan con los medios necesarios para reaccionar adecuadamente ante un incendio. Además, son una verdadera bomba de tiempo por las múltiples falencias detectadas por los especialistas en estos sitios.


Así lo confirmó una inspección realizada por Bomberos de la Policía, que desde inicios de esta semana han recorrido La Ramada, el Abasto y el Mutualista, centros de abastecimiento, que además en esta época del año se llenan de juegos pirotécnicos, materiales altamente inflamables y que, de acuerdo con el Departamento de Emergencias Municipales (DEM) de la comuna, no son manipulados ni almacenados adecuadamente.


El teniente Carlos Canaviri, que está al mando de los policías que recorrieron los mercados, fue claro al señalar que en ninguno de los centros de abastecimiento revisados hay la cantidad suficiente de extintores, los hidrantes no son de fácil ubicación ni de acceso, y finalmente a ninguno de estos tres mercados inspeccionados puede ingresar un carro bombero, ni siquiera el más pequeño.


“Hemos hecho las recomendaciones necesarias a los comerciantes y este informe será elevado a la Alcaldía”, dijo Canaviri y agregó que aún deben visitar Los Pozos y la Feria Barrio Lindo.
El oficial de la Policía reconoció que no hay cuidado en la manipulación de los explosivos que se venden para Nochebuena y Año Nuevo.


Roxney Borda, jefe del DEM, acotó que la venta de estos juegos pirotécnicos se realiza sin las medidas adecuadas e infringiendo las normativas municipales. “Ya hablamos con los dirigente para que cumplan con las disposiciones”, indicó Borda.

Por culpa de un cohete
Yasmani Sánchez (6) pasará la Nochebuena en el pabellón de quemados del hospital de niños Mario Ortiz, porque está postrado en cama con graves quemaduras provocadas por manipular un cohete el jueves.


Su mamá, Marina Gutiérrez, esa noche trabajará hasta las 02:00, porque necesita dinero para costear la curación  de Yasmani, que es muy costosa. Para suerte de la familia, sus vecinos Pedro Castillo y Victoria Sandoval ayudan a cuidar al niño mientras ella trabaja.


Marina tenía pensado comprar algo de ropa y preparar una cena especial para la noche del 24, pero ahora su concentración está en poder buscar recursos para curar a su pequeño, que tiene quemaduras en el abdomen y en las piernas.


Yasmani se quemó cuando junto a otros niños se dió modos para comprar cohetes con los que se accidentó.


“No sé para qué venden cohetes a los niños. Deberían de prohibirlos porque son muy peligrosos”, dijo en tono angustiado la madre.



En esta nota



e-planning ad