SANTA CRUZ

Menos tinta y más basura dejó el feriado de Carnaval en Santa Cruz


La comuna recogió 6.000 toneladas de basura y decomisó 25.000 frascos con tinta. En el feriado fueron movilizadas 2.000 personas y 180 motorizados. Ayer lavaron las calles

La limpieza se inició en la plaza 24 de Septiembre, luego continuó en la Calleja y en todo el casco viejo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

15/02/2018

El feriado de Carnaval dejó menos paredes pintarrajeadas y más basura en las calles. Según el balance que dieron ayer las autoridades municipales, en este feriado largo se decomisaron 25.000 frascos con pintura, se recogieron 6.000 toneladas de residuos sólidos (800 toneladas más que en 2017) y se resguardaron los 90 edificios de patrimonio histórico, de los cuales 55 son de propiedad del municipio cruceño. 


Los secretarios de Seguridad Ciudadana, José Antonio Ayala; y de Abastecimientos y Mercados, Fernando Antelo, así como el gerente de la Empresa Municipal de Aseo Urbano (Emacruz), Jhonny Bowles, calificaron de exitoso el plan Carnaval seguro y saludable que se puso en marcha en coordinación con la Policía departamental.


A través de este plan, la comuna cruceña movilizó a 2.000 personas, entre personal de la Gendarmería, cuerpo de Bomberos, del área de salud y de Emacruz.   180 vehículos se pusieron a disposición de todo el grupo, entre cisternas, camionetas, volquetas y ambulancias.
No obstante, Ayala indicó que en la próxima gestión se deben hacer algunos ajustes al plan, especialmente en lo que respecta a   la seguridad y compromisos que deben asumir algunas comparsas con relación a la restricción del tráfico vehicular por el centro de la ciudad. Además se debe analizar la posibilidad de aumentar el número de cámaras de seguridad.


Con respecto a la tinta decomisada, Antelo informó de que los operativos se realizaron en los principales centros de abasto de la ciudad y se logró frustrar la venta de esa tinta que estaba envasada en frascos y en 30 botellas de dos litros.


Según Antelo, el martes la Policía ayudó a realizar los controles en el sector del Cementerio General, donde se decomisaron 3.000 frascos con tinta.


A través de operativos, funcionarios de la Alcaldía también decomisaron 150 kilos de carne en mal estado y que estaban expuestos para ser comercializados en los diferentes mercados. 


Por su lado, el gerente de Emacruz, Jhonny Bowles, dijo que en este feriado se recogieron 6.000 toneladas de basura, es decir 800 toneladas más que en 2017.


Según Bowles, hasta el sábado continuará el trabajo de limpieza en la zona del casco viejo. El servicio de recojo de basura se normalizó ayer, por lo que se pide a los vecinos sacar sus desechos el día que le corresponde a su barrio.


Recordó que en la zona norte, el recojo de la basura se realiza los lunes, miércoles y viernes;  en la zona sur, los martes, jueves y sábado; mientras que en los centros de abastecimiento se hace diariamente.

 

La limpieza
Ayer, desde tempranas horas personal de Emacruz empezó a lavar, desinfectar y fumigar las calles y aceras de la ciudad y para ello utilizó 60.000 litros de agua. 


Escobas y mangueras en manos, los funcionarios limpiaron las calles y aceras malolientes, mientras los propietarios de viviendas y empleados de negocios lavaban las paredes y aceras manchadas con pintura, excrementos y orina.


Entre el basural que había en algunas calles de la zona del casco viejo, el personal de limpieza recogió poleras, casacas, latas de cerveza y plásticos.


En la esquina de la calle Ballivián y primer anillo, un par de mujeres limpiaba con agua y jabón las aceras y calles manchadas con tinta que hábilmente pudieron ingresar hasta ese lugar en el feriado, burlando el control de los guardias municipales. En la plaza del Cementerio General,  seis trabajadores de Emacruz se encargaron de lavar y fumigar el paseo público. 


Según información del supervisor del operador privado Vega Solví, Alberto Saucedo, para limpiar toda la zona del casco viejo la empresa desplazó a 100 trabajadores, mientras que otros 900 se encargaron de recoger la basura del resto de la ciudad y de limpiar las calles.


En las calles Tarija y Ñuflo de Chávez, los vecinos no solo lavaban sus aceras y fachadas, sino que retiraron el hule que habían colocado antes del feriado para evitar que las paredes fueran pintarrajeadas por los carnavaleros. 


En la calle Cochabamba, hasta antes del mediodía no habían sido retirados los toldos ni las neveras colocados en plena vía pública.


En los mercados públicos, los residuos del martes de challa aún quedaban en los pisos y en algunos pasillos. La limpieza en estos centros quedó en manos de los comerciantes.

Un vecino se afana con la escoba para retirar basura y tinta de su acera


 




En esta nota