SANTA CRUZ

Los bomberos voluntarios invitan a engrosar sus filas


La convocatoria es para aspirantes de 13 años en adelante. La preparación es totalmente gratuita y dura seis meses. La unidad funciona desde hace 10 años y se mantiene con donaciones y con capacitaciones que realizan

La estación de bomberos voluntarios UUBR tienen lo necesario. Funciona en inmediaciones del km 6 de la ruta a La Guardia dijo Juan Óscar Ticona / Foto: Jorge Uechi

18/06/2017

Una treintena de civiles, con diferentes profesiones y oficios sirven en su tiempo libre a una causa común: apagar incendios. Organizan sus vidas y se brindan por turnos para una labor casi anónima que los llena de adrenalina y satisfacción. Ellos son los miembros de la Unidad Urbana de Bomberos y Rescate (UUBR), fundación sin fines de lucro que acaba de lanzar la tercera convocatoria para enrolar y preparar a una nueva camada de especialistas en la extinción de incendios y tareas de rescate.


Los aspirantes, varones o mujeres, deben tener mínimo 13 años cumplidos para ser tomados en cuenta. El registro de adolescentes no implica que en esa condición enfrentarán operaciones peligrosas, sino que pueden ser preparados y esperar cumplir la mayoría de edad para actuar, explicó Ariani Melgar, jefa de operaciones de la unidad.
Los postulantes de 18 años en adelante no tendrán mayores inconvenientes en ser admitidos; solo deben cumplir los requisitos de estar en buenas condiciones de salud, no tener antecedentes penales y estar dispuestos a trabajar ad honorem al servicio de la población.


A decir de Melgar, el entrenamiento es gratuito y dura seis meses. “Los interesados solo necesitarán ropa cómoda para las prácticas: un pantalón jean y polera blanca”, explicó Ariani.

Edificada peso a peso
La unidad funciona en su estación ubicada en la avenida Óscar Únzaga de la Vega y la calle Blenda, en proximidades de la ruta a La Guardia, entre el quinto y sexto anillo (detrás de la red Unitel). Festejó su décimo aniversario el 23 de abril.


La UUBR nació al influjo de un grupo de voluntarios que operaba en el Sisme (Sistema Integrado de Emergencias Médicas), que unieron esfuerzos para este emprendimiento; entre ellos figuran Álvaro Castillo, Alejandro Castillo y Óscar Ticona.


Sus activos comprenden una estación acondicionada en un lote de terreno prestado por la empresa Tigo; un carro bombero modelo antiguo (Sierra 1), con capacidad para 2.800 litros de agua; una camioneta (Sierra 2) a la cual se la reacondicionó con un tanque de 1.000 litros de agua, para combatir incendios forestales; una ambulancia y una bicicleta montañera bautizada como Q-1, acondicionada con sirena, destellador y un pequeño extintor, para atender emergencias de poca envergadura en el vecindario.


En recursos humanos UUBR cuenta con 30 miembros activos que se alternan para cubrir los turnos. “Para tener el carro bombero hicimos campaña en las calles y la gente colaboró hasta que juntamos $us 50.000. La camioneta la compramos con un dinero obtenido por dictar talleres de prevención en empresas petroleras; la ambulancia fue donada por la Fundación Pro Vida y la bicicleta fue un regalo de la promoción de voluntarios llamada Querembas”, manifestó  Óscar Ticona.


UUBR ha atendido decenas de incendios, entre ellos de la empresas Halliburton, en 2011; el de un comercial en el mercado La Ramada, en marzo de este año y otro en mayo, en una empresa de servicios petroleros por el mercado Los Bosques. “En la temporada de incendios forestales atendemos hasta 50 casos por mes; en épocas bajas entre 18 y 30”, dijo Alejandro Castillo.

Reconocimiento foráneo
La fundación no recibe ayuda económica estatal; se autosostiene con las capacitaciones en empresas. La indumentaria es donada.
“Un equipo autónomo nuevo para cada bombero tiene un costo entre $us 3.000 y $us 5.000; nosotros los adquirimos cada dos años, cuando nos visitan personeros de Global Mission Readiness, una organización mundial de bomberos con sede en Estados Unidos. 



En esta nota



e-planning ad