POLÍTICA

Las plataformas logran arrancarle otro paro al Comité pro Santa Cruz


Querían que sea el 10 de octubre, pero tuvieron que conformarse con uno para el 5 de diciembre. Los cívicos piden ahora a las plataformas que ayuden a organizarlo


Fernando Cuéllar posa en el Comité con miembros de la plataforma G-21, luego de ceder al pedido de paro del resto de los movilizados
Escuchar el artículo Pausar Lectura

22/09/2018

Habrá paro cívico el 5 de diciembre, tres días antes de que el Tribunal Supremo Electoral publique los binomios habilitados para las primarias de enero del próximo año. La intención será presionar al órgano del Estado para que Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera no figuren en esa lista, respetando los resultados del referendo del 21-F.

De momento se convocará solo en Santa Cruz de la Sierra, pero hay el compromiso de tramitarlo en todo el país. Otra vez las plataformas ciudadanas empujaron al Comité pro Santa Cruz a convocarlo.

Desde el lunes por la noche, mientras un grupo de opositores al Gobierno de Evo Morales estaba reunido para coordinar las protestas contra la estadía del mandatario en Santa Cruz y otro presentaba una canción en la Manzana 1, un conglomerado de dirigentes de plataformas se dirigió hacia las oficinas del Comité para exigirle a Fernando Cuéllar, su presidente, que convoque un paro para el 10 de octubre, pese a que el cívico cruceño ya había acordado con sus colegas de otras ciudades que en el aniversario de la recuperación de la democracia solo se haría marchas y no un paro nacional. Sin embargo, el jueves por la tarde, tras horas de una reunión tensa, los cívicos cedieron nuevamente a la presión de las plataformas y acordaron que habrá paro, pero no el 10 de octubre, sino el 5 de diciembre, un par de meses antes de que Cuéllar deje su cargo.

Piden asamblea

Luis Alberto Áñez, presidente de los Comités Cívicos Provinciales, aseguró que el paro se acatará en las provincias y anunció que las diferencias entre las plataformas y el Comité se han superado.

“Vamos a plantear que se convoque una Asamblea de la Cruceñidad para que le dé el mandato y se haga ese paro, que es lo que estaba demandando la ciudadanía en pleno, medidas más fuertes para defender la democracia”, dijo ayer.

Xiomara Klinsky, parte de la plataforma G-21, explicó que había grupos que querían, sí o sí, paro el 10 de octubre, pero en la negociación se les hizo ver que no había las fuerzas necesarias para llevarlo adelante y que resultaría contraproducente para el movimiento del 21-F. Llegaron a un acuerdo de marchar juntos ese día y luego poner los esfuerzos en organizar el paro del 5 de diciembre junto al Comité.

Paro con pronunciamiento

Luis Fernando Camacho, vicepresidente del Comité que parece tener mejor sintonía con las plataformas, dijo ayer que no era que la institución cívica no oyera los pedidos de las plataformas, sino que hay que ser cautos y saber qué hacer para poder concretar un paro.

“Así se llegó a un consenso de que no debía haber paro el 10 de octubre. Con ayuda de las plataformas y de la ciudadanía, el paro del 5 de diciembre será a escala nacional, tendremos un paro contundente y le diremos al Tribunal Supremo Electoral que no vamos a tolerar la inscripción del binomio”, aseguró.

Camacho fue uno de los dirigentes que la semana pasada se reunió con el jefe de gabinete de la Organización de Estados Americanos, Gonzalo Koncke, y anunció que en noviembre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se pronunciará sobre la sentencia constitucional que permite la repostulación del presidente Morales.