SANTA CRUZ

Las instituciones pedirán retirar a los más de 70 niños que viven en Palmasola


Hoy, a partir de las 14:30, los representantes de los pabellones se reunirán con las autoridades del Estado para hablar del tema. Informes revelan que una menor pasaba hasta dos noches dentro del reclusorio

El ingreso de menores al reclusorio es una situación normal, que no tiene mayores controles
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

28/02/2018

Tras los abusos sexuales a los que era sometida una niña de ocho años cuando acompañaba a su madre para visitar a un recluso que cumple una condena por violación, las autoridades que integran las mesas de trabajo en busca de  soluciones a los recurrentes problemas y transgresiones a las normativas que hay en el reclusorio cruceño se reunirán hoy, a partir de las 14:30, para buscar una salida conjunta con los privados de libertad a lo ocurrido.

Duberty Soleto, responsable del Servicio de Políticas Sociales (Sedepos) de la Gobernación, lamentó los abusos cometidos contra la menor y dijo que no entendía por qué una niña debía visitar a la pareja de su madre sin que este fuera su papá.

“Las autoridades no pueden exponer a los menores a este tipo de riesgos”, indicó Soleto y recordó que existe una necesidad inmediata de retirar a los más de 70 menores, de acuerdo con los últimos recuentos ejecutados por profesionales del Sedepos, que conviven en un ambiente inadecuado para ellos en el penal.



Para el funcionario de la Gobernación, es necesario verificar si hay familias ampliadas para que se hagan cargo de los niños o si es necesario llevarlos a otros centros de acogida.

“Ahora es el momento de actuar, se debe minimizar el riesgo de los niños. Ya no hay más plazos, lo que está pasando en Palmasola es una bomba de tiempo”, afirmó Soleto, que propondrá dar un ultimátum a los reos para que entreguen a sus hijos y sean retirados de la cárcel, donde conviven con sus madres (que en la mayoría de los casos no han cometido ningún delito).

La documentación de la investigación del caso, en el que la madre que llevaba a la niña se suicidó y el reo implicado está aislado del resto de la población carcelaria, a la que tuvo acceso EL DEBER donde la menor cuenta los vejámenes y referencia como escenario de los mismos la cárcel, también menciona que ella, sus hermanos y su madre se quedaban a dormir en el penal una y hasta dos noches, extremo que está prohibido, pero que al parecer en este caso sí se permitió.

La representante de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos, María Ines Galvis, está de acuerdo con el retiro de los niños que viven en Palmasola, pero pide que se tomen las previsiones necesarias para no sacar a los menores y luego no tengan donde vivir y deban empezar a mendigar por las calles pidiendo dinero para comer.



La Defensoría de la Niñez y Adolescencia de la Alcaldía cruceña, que también es parte de la mesa de trabajo, tiempo atrás planteó el retiro de los menores y se conoció que su posición continuará firme en este sentido.

Las investigaciones

Desde la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) se hizo conocer que, como parte de las investigaciones por el caso abierto por violación, se ha realizado un primer trabajo de desdoblamiento de imágenes de los teléfonos celulares y de la computadora que se secuestraron el día en que fue detenida la madre de la niña de 8 años.

La fiscal Giovana Castro señaló que el reo será cautelado hoy y explicó que, según los resultados de las primeras 60 imágenes que se revisaron, por el momento no se ha logrado identificar a otras víctimas, además de la niña. Tampoco se puede indicar si hay otros partícipes de los abusos, además de la madre y el reo.

El comandante departamental de la Policía, Alfonso Siles, dijo que habló con el gobernador de Palmasola, Jorge Campos, y le indicó que establezca un mayor mecanismo de control para evitar que sucedan estas situaciones en la cárcel. “Es difícil, pero en la medida de las posibilidades lo tenemos que hacer”. Sobre el ingreso de los niños, indicó que es una tarea complicada, pues evitar su ingreso al penal sería evitar que tengan contacto fraternal con sus padres.



Ministerio de Justicia se suma al proceso

El Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional se constituirá en querellante en el caso de la niña que fue víctima de pornografía infantil y de abuso sexual, así lo hizo conocer ayer la viceministra de Igualdad de Oportunidades, Estefanía Morales.

“Esta mañana como Ministerio de Justicia hemos presentado una denuncia formal contra estos hechos que nos conmueven, porque día a día vemos que sigue la violencia contra los niños (...) Estamos recabando toda la información y dándole protección a la niña que ha sido víctima de pornografía infantil por parte de su madre y haremos seguimiento para que este caso no quede impune", dijo la autoridad gubernamental.

La niña y sus dos hermanos, un niño de 7 años y una bebé de 10 meses, han sido entregados a sus familiares y el Ministerio de Justicia hizo conocer que se preverá la protección de la menor, aspecto que se realizará en coordinación con la Defensoría de la Niñez cruceña.  



 




En esta nota