SANTA CRUZ

Las fogatas deben quedar en el recuerdo


Las campañas evitan las quemas que contaminan el medio ambiente. La tradición sanjuanina dará lugar a un aire limpio  

La experta en medio ambiente Michele Lawrence trabaja en prevención
Escuchar el artículo Pausar Lectura

23/06/2018

Las emisiones de las fogatas tradicionales de San Juan están siendo frenadas desde hace 10 años, con las campañas de concienciación que promueve la secretaría de medio ambiente de la municipalidad. 

“Las fogatas se empezaron a prohibir desde el 2001 en la urbe cruceña. Pero una vez que se implementó la Red Mónica, que es la red de monitorio de la calidad del aire, en 2008 se dio la voz de alarma, porque se evidenció que con tan solo el suceso de la noche de San Juan, se desmejoraba la calidad del aire”, indicó Michele Lawrence, secretaria de medio ambiente de la alcaldía municipal.

La red Mónica mide diferentes tipos de contaminantes, como ser el PM10, partículas menores a 10 micras, el monóxido de carbono, el ozono troposférico o smog y también el óxido de nitrógeno. Por ello, Lawrence recomienda a la población estar consciente que cuando se enciende una fogata o se quema residuos sólidos diferentes toxinas se lanzan al aire; estas emisiones contaminantes ocasionan enfermedades en los ojos, la piel y en las vías respiratorias, por lo tanto, son atentatorias contra la salud.

“En Santa Cruz tenemos una disminución del 85% de las fogatas, con relación a 10 años atrás, que eran miles estos fuegos en domicilios y empresas, que aprovechaban esa noche para quemar residuos sólidos. Los fuertes controles y las campañas han dado buenos resultados y podemos decir que hoy gozamos una aire relativamente limpio. Lo importante es que la tarea debe continuar”, indicó la experta.
El plan SanJuan que se inició el sábado, se extiende hasta hoy, en todo el municipio de Santa Cruz.