SEGURIDAD

La ‘mano’ del PCC en el atraco a Eurochronos es puesta en duda


Ataque frustrado. Horas después del asalto, el Ministerio de Gobierno dijo que la organización criminal estaba detrás de los delincuentes abatidos. Ayer, siete días después, un fiscal de Brasil y el investigador del caso provocan dudas

Tras lo ocurrido el jueves de la semana pasada, la gente pone velas por las almas caídas allí

20/07/2017

Siete días después del golpe al corazón de Santa Cruz, cuando el jueves de la semana pasada una banda de asaltantes fuertemente armada irrumpió en la importadora Eurochronos, provocando la muerte de cinco personas, la versión de que los atracadores eran miembros del Primer Comando de la Capital (PCC), como lo afirmó el Ministerio de Gobierno horas después del hecho basado en informes policiales, ha comenzado a sufrir objeciones.

El primero en poner en duda esta posibilidad ha sido el procurador (fiscal) de Justicia de San Pablo, Marcio Sergio Christino, uno de los reputados especialistas brasileños en el estudio del PCC, que en una entrevista exclusiva con EL DEBER afirmó que la acción criminal ejecutada en la importadora de relojes de lujo y joyas de alta gama no fue cometida por miembros de esta temida y violenta organización criminal internacional.

Christino afirma esto indicando que la principal actividad de esta organización es el narcotráfico y su vínculo directo con Bolivia está relacionado con el tráfico ilegal de drogas, no así la ejecución de atracos de la envergadura del ocurrido el pasado jueves.

Para el especialista, las personas que participaron en el asalto, y que fueron muertas por la Policía, son de nacionalidad brasileña, pero no hubo miembros del PCC que se trasladaron a Santa Cruz de la Sierra para cometer el crimen. El procurador (fiscal) cree que los asaltantes se asociaron en Bolivia y actuaron por cuenta propia.

Finalmente Christino, autor de un par de libros sobre el desarrollo del crimen organizado brasileño, indica que siendo la principal actividad del PCC el narcotráfico, los líderes de esta organización criminal, nacida en una cárcel de San Pablo, tienen vínculos con traficantes de Bolivia, Perú y Paraguay, que son los productores de cocaína y de marihuana.

Pero además de la explicación del especialista brasileño, el fiscal que está a la cabeza de la comisión de investigadores del Ministerio Público, que lleva adelante las pesquisas del atraco frustrado, José Parra, también reveló que aún no tiene elementos objetivos dentro del cuaderno de investigación para confirmar o descartar que los dos brasileños abatidos en Eurochronos, Antonio Adao da Silva Costas y Camilo Pinto Maldonado, sean miembros del PCC.

“En absoluto no tenemos ningún elemento de convicción de que ellos (los dos brasileños) sean miembros del PCC. Oficialmente la Fiscalía no tiene nada. Sabemos extraoficialmente, por diversos comentarios, que serían miembros de esta organización criminal de Brasil, pero no tenemos los elementos objetivos para afirmarlo así”, aclaró el fiscal Parra.

Además, explicó que la investigación ahora se encuentra en la etapa preparatoria y adelantó que solicitará, vía cooperación internacional a Brasil, un informe sobre el comportamiento criminal de estas personas en el país vecino, además de pedir la confirmación sobre su presunta vinculación al PCC. 

Consultado sobre el tema, a siete días del robo frustrado, el comandante departamental de la Policía, Rubén Suárez, dijo que en el país solo hay emisarios del PCC que utilizan a sus cómplices bolivianos para un apoyo logístico en las operaciones delictivas que ejecutan.

El vicepresidente Álvaro García Linera, que ayer estaba como presidente en ejercicio en ausencia de Evo Morales, indicó que la delincuencia debe saber que el Estado, a través de su Policía, responderá con contundencia cualquier intento de generar violencia y, además de respaldar la labor de la institución del orden, anunció su fortalecimiento con equipos y mejoras en el protocolo de acción ante hechos similares al de la importadora que se puedan suscitar en el país. 

Pasado marcado a balas

El comentario de que Adao da Silva era un miembro del PCC nació en 2014, cuando en Guayaramerín (Beni) su hermano Luiz da Silva Costa y un cómplice, Raimundo Nonato da Costa Almeida, trataron de liberarlo a punta de tiros del puesto policial de esta localidad. 
Su intento falló y Adao registraba su primera balacera en el país. La Policía hizo frente a los delincuentes y los abatió en un cruce de fuego, a la cabeza del comandante de frontera de ese entonces, Freddy Roca.

Al final de la refriega el saldo fue dos brasileños muertos y el sargento de la Policía Milton Peredo Lafuente, herido con un disparo en el abdomen.
Tras esta acción, las autoridades decidieron llevarse a Adao da Silva hasta el penal de máxima seguridad Chonchocoro, ya que corrió el rumor de que gente de
PCC ingresaría al país para liberarlo.

Luego Adao no necesitó el apoyo de ninguna organización criminal brasileña para conseguir su libertad, ya que el juez Fernando Rivadeneyra lo sacó del penal (a finales de junio) y al mes siguiente, junto a Pinto Maldonado, Ronny Suárez y Erick Landívar Dorado (los dos bolivianos), trató de asaltar Eurochronos y murió. 



En esta nota



e-planning ad