SANTA CRUZ

La familia de Junior exige que la doctora Llápiz dé la cara


Critican que la doctora siga ejerciendo pese a sus procesos judiciales. Resta conocer qué dice la auditoría médica


Albertina Villarroel, mamá del pequeño, y su abogada, Raquel Guerrero, cuando terminó la toma de declaración a dos testigos en la Felcc
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

07/11/2018

Empeñados en saber qué pasó con su niño de ocho años, Albertina Villarroel y Remigio Vega acudieron hasta la Felcc para escuchar qué información aportaban los dos nuevos testigos que fueron citados a declarar ante el fiscal José Parra, que está a cargo de la investigación que busca dar con el o los responsables del fallecimiento del menor de edad que acudió al hospital de niños Mario Ortiz por un caso de apendicitis y perdió la vida el 27 de octubre a causa de un paro cardiorrespiratorio producto de una sepsis porque durante la cirugía se le perforó el intestino.

El proceso que la familia ha levantado es contra la doctora Isis Llápiz, quien enfrenta dos denuncias por presunta negligencia médica (la primera corresponde al caso del niño Sebastián, por haberle extraído un riñón sano y esta última es del caso de José Junior Vega).

Los padres de José Junior manifestaron que no estarán conformes hasta que la doctora dé la cara y explique qué pasó, mientras que la abogada de la familia, Raquel Guerrero, expresó que el proceso se está llevando bien, pero que no van a descansar hasta que se cite a declarar a la doctora Llápiz, acusada por el delito de homicidio culposo”. “Por ahora estamos citando en calidad de testigos a los que atendieron al niño antes y después de la cirugía. La doctora Llápiz es la directa responsable, ella era la jefe de emergencia ese día, ella operó al niño. Ayer declaró un residente que indica que la doctora Llápiz fue la que hizo toda la operación. Hoy (ayer) declararon una médica y un auxiliar”, fue todo lo que adelantó la abogada.



Albertina, la mamá, dijo que de haber sabido que Llápiz era la del problema del caso Sebastián no habría permitido que opere a su hijo. “Ella estando procesada no debió operar, debió estar en la cárcel o detenida”.

Por su parte, Remigio, el papá, dijo que se mantiene en pie para ver que paguen todos los involucrados en la muerte de su hijo, “desde el director del hospital hasta la doctora que lo operó, quien nunca dio la cara”.

Otros actores

La médica pediatra Bertha Daza en su declaración solo se remitió a explicar qué procedimientos realizó para intentar reanimar al pequeño, mas no hizo referencia alguna a la participación de Llápiz en la cirugía. “Estuve en el último día que fue el del fallecimiento del niño. Vine como testigo”, refirió.



Su abogada, Mary Peredo, precisó que Daza dio los primeros auxilios y le administró los medicamentos que necesitaba el pequeño para tratar de salvarle la vida porque se encontraba de turno en el momento en que este comenzó a convulsionar. “Ella auxilió al niño luego del paro cardiaco. Hizo lo imposible por salvarlo”, subrayó.

Felipe Hurtado, abogado de la familia del pequeño Sebastián a quien se le extirpó erróneamente el riñón sano, criticó la labor del fiscal Parra, pues cree que, en el momento de tomar la declaración a Llápiz en el primer proceso que se le sigue por negligencia, debió fundamentar su aprehensión porque había los elementos suficientes para imputarla. “La jueza pudo haber dictado medidas cautelares, sea la detención preventiva en Palmasola o medidas restrictivas como detención domiciliaria o el levantamiento del ejercicio profesional, así se habría evitado la muerte de este pequeño que lamentamos mucho”.

Es bueno saber...

Caso anterior
La primera denuncia contra la doctora Llápiz data de septiembre, cuando al niño Sebastián Justiniano (3) se le extrajo el riñón sano en lugar del enfermo.

El Ministro habló
Dijo que está a la espera de la auditoría para ver si hubo negligencia. Detalló que el ministerio recibe semanalmente unas cinco denuncias de mala praxis, pero eso se tiene que corroborar con la auditoría, pues a veces son denuncias malintencionadas