SEGURIDAD

La Policía se queda ‘a vivir’ en las cabañas del Piraí con 40 agentes


Se inauguró un puesto policial con la finalidad de garantizar la seguridad de los turistas. La infraestructura y el plan Piraí seguro se hicieron en acuerdo con los vecinos


Agentes de la Policía Montada, de la Ciclística, del DP-4 y del Gacip patrullarán. Utepsa equipó las oficinas
Escuchar el artículo Pausar Lectura

31/07/2018

Cuarenta uniformados entre policías de la comisaría 4 de Noviembre, de la Policía Montada y de la Ciclística, estarán de manera permanente en las Cabañas del Río Piraí para velar por la seguridad de los visitantes de este sitio turístico y de los cabañeros, dentro del plan denominado Piraí seguro, que coordina esfuerzos entre la institución del orden, los vecinos y las universidades que están por la zona.

“Desde ahora, las cabañas del Piraí van a cambiar, será un lugar seguro porque la Policía se va a quedar a vivir aquí”, manifestó el coronel Miguel Mercado, impulsor del proyecto Piraí seguro.

El puesto policial, que está ubicado al final de la hilera de cabañas de esta tradicional área de esparcimiento, fue equipado con mobiliario y computadoras por la universidad Utepsa. Además, se refaccionó otra pequeña infraestructura en el ingreso del paseo.

En ambas se pretende instalar un centro de monitoreo, una vez se coloquen cámaras de seguridad en la Plaza de los Próceres y en algunos puntos de la playa del río, donde se suscitaba la mayoría de los hechos delictivos contra los bañistas, indicó Mercado.

Por su parte, el comandante departamental de la Policía, Alfonso Siles, afirmó: “Está demostrado que lo primordial en las ciudades que viven del turismo es la seguridad, entonces ¿cómo no va a ser seguro un lugar tan tradicional en Santa Cruz como las cabañas, para que la gente venga a tomar café?”.

A su vez, Freddy Contreras, presidente de la Asociación de Cabañeros, destacó la unión de los vecinos y también la designación de Mercado como jefe policial de la comisaría 4 de Noviembre, al que calificó como una persona con ganas de trabajar y generar una transformación.

A su vez, Siles indicó que de esta forma también se quiere cambiar el estigma que tienen los policías de la zona de “abusivos y agarraborrachos” y que para eso es fundamental colocar a las personas correctas en el cargo. “Este es un nuevo comienzo en las cabañas, no será por unas semanas, sino permanente”, aseguró Siles.

En sus tres fases anteriores, el plan abarcó el combate del microtráfico en el barrio Ambrosio Villarroel, la intervención de las denominadas ‘favelas’ de drogodependientes en el cuarto anillo de la avenida Busch y el ‘barrido’ del cordón ecológico para hacer escapar a los delincuentes.