BOLIVIA

La Cuaresma se inició con el Miércoles de Ceniza


En la catedral se tienen programadas misas en los siguientes horarios: 8:00, 11:00, 18:00 y 19:30

Monseñor Sergio Gualberti ofició la misa la mañana de este miércoles. Foto: Ricardo Montero
Leer el artículo Pausar Lectura

14/02/2018

Con el Miércoles de Ceniza se da inicio a la cuaresma. En Santa Cruz, el arzobispo Sergio Gualberti lidera la misa concelebrada por los Obispos Auxiliares de la Arquidiócesis desde las 8:00. El calendario católico indica que esta fecha significa el tránsito de la vida humana sobre la tierra, pues las escrituras dicen que ‘el hombre proviene del polvo y en polvo se convertirá’.

Se informó que el horario de misas para la asistencia de fieles será a las 8:00, 11:00, 18:00 y 19:30 horas. También habrá celebraciones en los demás templos católicos en la ciudad y provincias.

Monseñor Sergio Gualberti ofició la misa la mañana de este miércoles

¿Qué se recuerda el Miércoles de Ceniza?
Según la doctrina católica es el primer día de la Cuaresma, es decir, de los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en Semana Santa.

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva, donde las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un ‘hábito penitencial’ para recibir el sacramento de la reconciliación el Jueves Santo.

"Es tiempo de sobriedad"

En el inicio de la cuaresma, el monseñor Segio Gualberti, pidió a los feligreses que ahora es tiempo de sobriedad y no del despilfarro y dice que para Dios no basta el deseo del ser humano en querer cambiar sino que hay que decidir en que se quiere cambiar.

Durante la celebración, el religioso también anunció que cada miércoles el impartirá catequesis durante la cuaresma y que los 16 y 17 de marzo se realizaran jornadas penitencial en todas las parroquias de la ciudad.

En su mensaje, Gualberti dijo que en estos tiempos hay la necesidad de la oración, la necesidad de escuchar la palabra de Dios y  de intensificar la vida sacramental.



 




En esta nota