SEGURIDAD

Informe de Fiscalía dice que dinero del robo a Brinks no fue quemado


Guerrero afirmó que se investiga si los asaltantes se distribuyeron la plata o la sacaron del país. El botín era aproximadamente Bs 2,6 millones y $us 350.000 

La hacienda ‘Laura’, a 120 km de Roboré, donde se produjo un cruce de balas y un incendio provocado

19/10/2017

“Del informe que se tiene de este caso (asalto a Brinks) es que no ha habido quema de dinero, no se han encontrado esos rastros; se está investigando dónde podría estar, si los delincuentes se distribuyeron el dinero y lo sacaron del país o qué es lo que pasó”, aseveró el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, sobre el dinero del caso del asalto a la remesa de Brinks el 30 de marzo de este año cerca de Roboré.  

Esta aseveración se contrapone a las afirmaciones del brasileño Mariano Tardelli, presunto líder de la banda delincuencial que perpetró el atraco, de que quemaron la plata en la hacienda Laura luego de un enfrentamiento a tiros con la Policía. 

El botín fue contabilizado en Bs 2,6 millones y $us 350.000, y según la versión que Tardelli  dio a la Policía, los billetes de moneda nacional fueron quemados y los dólares repartidos entre los atracadores. 

El fiscal José Parra, miembro de la comisión que investigó el violento asalto en que se robaron el millonario botín, explicó que el peritaje realizado por personal del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) consistió en pruebas científicas entre los escombros y cenizas de la hacienda donde se refugiaron los malhechores. “El informe concluye que no existe en lo más mínimo ningún indicio de  restos materiales de dinero”, afirmó el fiscal. 

La recolección de muestras, los análisis realizados en La Paz y los resultados se conocieron a fines de abril; sin embargo, a pocos días de sucedido el hecho, la investigación fue declarada en reserva por la Fiscalía. 

Según Tardelli, quien se encuentra preso en la cárcel de Chonchocoro de La Paz, los dólares repartidos entre los miembros de la banda también se quemaron ‘accidentalmente’ cuando abrieron garrafas de gas para provocar una explosión que bloquee la visibilidad de los policías y permita a los malhechores huir hacia el monte. En el cruce de balas, cinco policías fueron heridos. 

Sin embargo, tras esas declaraciones, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que no se podía confiar en la palabra del cabecilla de una banda criminal que atacó un carro blindado con armamento de grueso calibre. 

 Luego del atraco, la zona de Roboré y sus alrededores presentó un bajón en la afluencia turística, según sus autoridades. EL DEBER constató esta semana que ya no existen los controles policiales y militares en la carretera Bioceánica que conduce hacia la frontera con Brasil que hubo luego del violento suceso. 

En las últimas semanas, la Policía logró capturar en Puerto Suárez a Julio César Hurtado, ‘Gordiño’, quien habría participado del atraco, y en Santa Cruz, al exmilitar José Alfredo P.T., acusado de entregar armas a la banda. 



En esta nota



e-planning ad