SANTA CRUZ

Imprudencia y alcohol causantes del 90% de accidentes con muerte


El 60% de los casos se registra en las carreteras que unen a la capital con las provincias y con otras regiones. El 40% ocurre en las calles y avenidas urbanas

Herido en un choque este hombre fue auxiliado el viernes por bomberos en el segundo anillo. Las causas de los accidentes, como este, son en su mayoría atribuidas a las fallas humanas / Foto: Jorge Uechi

18/06/2017

Félix Chojllo tenía 45 años. La noche del jueves perdió la vida de manera trágica cuando estrelló la motocicleta que conducía contra la parte frontal de un bus que llegaba desde Cochabamba hacia la capital cruceña.  
El hecho se produjo en la zona de San Germán, por donde Chojllo manejaba su motorizado bajo influencia alcohólica y terminó perdiendo la vida tras el duro impacto. 


Su muerte se sumó a la lista de 46 fallecidos en accidentes viales en el departamento registrada desde enero hasta la fecha por el Organismo Operativo de Tránsito. El 90% de los casos fueron provocados por conductores en estado de ebriedad, manejando con exceso de velocidad y sin respetar las normas establecidas para la circulación responsable en las carreteras.


El director departamental de Tránsito, Constantino Sejas, explicó que el 60% de estas muertes se han registrado en carreteras y un 40% en casos ocurridos en las vías de las diferentes zonas de la capital.


La ruta interprovincial donde más casos de muerte se registran, es la que une a Cotoca con el municipio de Los Troncos. Allí sucedió la mayor cantidad de fatalidades, pese a que hay lugares, como la denominada ‘curva de la muerte’ en Montero, un espacio en el que los conductores deben manejar con bastante precaución.
Sejas, que junto con los agentes que son parte de la unidad policial que comanda lleva adelante una campaña de prevención y control permanente, dijo que el exceso de velocidad, los malos adelantamientos en las rutas y la conducción bajo influencia alcohólica son las razones principales que provocaron estos hechos.


“Si bien con relación al año pasado, que hasta estas mismas fechas habían muerto en accidentes de tránsito 58 personas, las cifras han bajado, la cantidad de casos donde las personas pierden la vida nos sigue preocupando”, apuntó el jefe policial y pidió que todos se unan a las campañas para evitar más hechos, especialmente causados por conductores ebrios.
Los hechos donde la fatalidad golpea a las familias y cuya causa fue una falla mecánica o un problema en la vía por donde se circula solo llegan a un 10%.   

Sin licencia por ebrios
Otro dato que se suma a los indicadores que insisten en un cambio de hábitos de los conductores en el departamento es el hecho de que hasta la fecha se suspendieron cerca de 600 licencias a personas sorprendidas al mando de rodados bajo influencia alcohólica.


De acuerdo con los registros policiales, de esa cifra al menos un 10% pierde de por vida su permiso de conducir, mientras que el otro 90% queda suspendido por un año.
Frente a esta realidad y mientras Tránsito lleva adelante campañas de prevención y ejecuta diversos operativos para evitar accidentes, la Fundación Valeria Brychcy también aporta con su granito de arena para disminuir estos indicadores negativos. 


Esta organización se fundó tras la muerte de Valeria Brychcy Vásquez, que a los 16 años perdió la vida cuando un joven en estado de ebriedad protagonizó un choque que la mató el 1 de abril de 2015. 
El padre de la muchacha, Bloek Brychcy, dijo que las campañas que lideran para que nadie conduzca ebrio están teniendo buena acogida en los colegios, pero también reconoce que aún falta mucho por hacer. 



En esta nota



e-planning ad