SEGURIDAD

Guedes pedirá salir de prisión por temor a sufrir un coma diabético o un infarto


La certificación sobre su condición por parte del IDIF y del hospital de Guaracachi será adjuntada a su solicitud. Zvonko pasó la primera noche en su casa tras ocho años

Tras suspenderse el lunes, ayer se reinició el juicio con lectura de los extractos telefónicos
Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/03/2018

“Cuando me internaron el 7 de marzo mi glucosa estaba en 392 y se elevó a 485 (el nivel normal es entre 90 y 130); me dieron de alta con 210, pero me tienen que colocar insulina lechosa y cristalina cinco veces al día por casi un mes”, manifestó Juan Carlos Guedes, uno de los dos detenidos en prisión por el caso terrorismo (el otro es Alcides Mendoza). Es así que Guedes ve “una esperanza” de continuar su defensa guardando detención en su casa, luego de que Zvonko Matkovic obtuviera esa medida el lunes. 

“Tengo una hipertrofia ventricular además de hipertensión y glucosa inestable”, explicó Guedes, por lo que teme sufrir un coma diabético o un ataque cardiaco en la cárcel y no poder ser trasladado a tiempo a un hospital.   

Los informes del nosocomio de Guaracachi, donde estuvo internado por 10 días, y la evaluación médica sobre el estado de salud de Guedes emitidos por un médico forense, que fueron requeridos por el Ministerio Público en el juicio, serán incorporados por su defensa a esta solicitud.
Sin embargo, mientras su abogado, Gary Prado, afirma que con la salida de Zvonko de Palmasola “se ha abierto un camino” para Guedes y Mendoza, el fiscal Marco Antonio Rodríguez, señala que esa determinación no sienta jurisprudencia. 

Para Prado, ya hay una valoración de un tribunal de instancia superior que ha entendido que cuando hay personas con la salud afectada y cuyo riesgo se incrementa por la detención preventiva, es posible solicitar una medida sustituiva. “Esto sienta jurisprudencia para que este tribunal deje de rechazar las solicitudes de estos dos privados de libertad, Guedes y Mendoza”, dijo.  

Rodríguez a su vez, indicó que de querer obterner esa medida, los dos acusados deben desvirtuar los riesgos procesales que son el peligro de fuga y de obstaculización, que son los que han motivado su encarcelamiento.

Mendoza habla de maltrato
Alcides Mendoza señala que al igual que todos los internos del PC-4, sufrió abusos durante la intervención policial hace una semana en Palmasola. “Me maltraron”, aseveró al explicar que los gases lacrimógenos casi lo asfixian considerando que tiene problemas cardiológicos y que recibió golpes en  las piernas, una de las cuales hace tiempo tiene dañada y le dificulta la locomoción. 

Su abogado, Gary Prado, afirmó que en la requisa le han afectado la lesión que trae desde que fue aprehendido en 2009 y que se va a esperar una evaluación médico forense para incorporar ese informe a la solicitud de detención domiciliaria que realizarán de forma posterior a la de Guedes. 

Zvonko se ‘ambienta’ a estar de nuevo en casa y espera reunirse con cívicos 
La primera noche de Zvonko en su casa fue “una felicidad y un cambio lindo” que aún está tratando de asimilar luego de ocho años en prisión. La sensación de quedarse con su hijo, que fue el mejor regalo que pudo tener en el Día del Padre, en el que también disfrutó de una cena con un grupo reducido de personas, una vez que la atención mediática le posibilitó un momento más íntimo con los suyos. 

Aunque no podrá trabajar y solo tiene permiso para salir a las audiencias y a recibir fisioterapia por sus problemas en la columna vertebral y en una de sus rodillas, indicó que también espera reunirse con los líderes cívicos Fernando Cuéllar y Luis Fernando Camacho para coordinar y poder ser “más útil” desde su domicilio a su función como segundo vicepresidente del ente cívivo. 

Juicio y solicitudes

Lectura de documentos
Durante toda la jornada de ayer, siguió la lectura a pruebas documentales en el juicio por el caso de supuesto terrorismo. Toda la mañana el secretario del juzgado dio lectura a los extractos de llamadas que Eduardo Rózsa recibió desde números de teléfonos que él tenía registrados en una libreta.  

Esposa de guedes 
Martha Landívar, indicó que la glucosa de su marido baja por unos minutos tras recibir insulina, pero se ‘vuelve a disparar’. Así también, es complicado que lleve una alimentación adecuada en la prisión. La defensa ya tiene el informe del hospital Guaracahi.



 




En esta nota