SANTA CRUZ

Guardias intervienen La Ramada, pero no logran despejar a los ambulantes


Un contingente de gendarmes realizó ayer un operativo por las vías adyacentes al mercado, pero no logró penetrar las calles internas que fueron copadas por ambulantes. Hubo decomiso de mercadería. Los informales respondieron con piedras

Los comerciantes lanzaron piedras y palos a los afectivos, que retiraban la mercadería. Foto: Rolando Villegas
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

03/06/2018

A más de un mes del traslado de comerciantes al mercado minorista, la Alcaldía no consigue despejar por completo las calles internas del antiguo mercado La Ramada, pese a los controles. Ayer, un fuerte contingente de gendarmes realizó un operativo sorpresa, logrando el decomiso de mercadería en las vías de acceso a la zona, pero no consiguió penetrar en las calles internas que estaban abarrotadas de informales.

El operativo comenzó cerca de las 17:30, cuando la guardia municipal en pleno, acompañada de funcionarios de Espacio Público, se abrió paso desde la exterminal, actual oficina de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, para despejar a los ambulantes. Avanzaron por la avenida Cañoto decomisando todo lo que encontraban a su paso. Mesas, carros de venta de comida y todo tipo de mercadería eran cargados en camiones que avanzaban a la par de los efectivos.

Sin embargo, la reacción de los comerciantes fue casi inmediata, quienes comenzaron a lanzar piedras, palos y otros objetos y, incluso, hubo algunos que intentaron enfrentarse a golpes a los efectivos. Dos de ellos fueron aprehendidos por los guardias y liberados después.



El control continuó por la av. Omar Chávez, por lo que los efectivos no ingresaron en las calles internas del mercado, como la Muchirí, que desde tempranas horas habían sido tomadas por cientos de comerciantes para ofrecer sus productos, principalmente chompas, chamarras y otras prendas. La mercadería era ofertada en mantas o plásticos para facilitar el recojo en caso de que funcionarios municipales intervengan.

El de ayer fue el segundo intento de desalojo de informales durante el fin de semana, toda vez que el sábado un grupo de gendarmes intentó poner orden en la zona,  pero fue correteado a pedradas por los comerciantes.

“Los controles seguirán”

El secretario de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía, José Antonio Ayala, indicó que pese a la resistencia de los ambulantes, los controles no cesarán  hasta consolidar el ordenamiento de la zona. Ayala manifestó que de ser necesario recurrirá a la Secretaría de Asuntos Jurídicos para que se inicien procesos penales contra los infractores.



“Somos recibidos de una forma agresiva. Esto ya cae en el plano delictivo, pero no nos vamos a cansar de realizar operativos. Estas personas, aun así de la forma como se comportan fuera de la ley, no nos  van a amedrentar. Deberían ser aprehendidas y ponerse a disposición de la justicia ordinaria y ser sancionadas penalmente”, dijo Ayala.

El secretario de Seguridad Ciudadana denunció que los informales cuentan con el apoyo de algunos dueños de negocios, que les dan resguardo cuando la Alcaldía interviene. En este sentido, dijo que se está haciendo un seguimiento de estos y no se descarta que la Secretaría de Recaudaciones (SER) proceda a revertir sus licencias. “Hemos visto que negocios y actividades comerciales se prestan para apoyar a estos señores. Habrá sanciones”, manifestó.

Algunos vendedores, como María Mamani, que ofrecía medias de lana, guantes y mantas, indicaron que se mantienen en esta zona porque es la única forma que conocen de ganarse unos pesos para ayudar a sus familias. La mujer contó que ambula en la zona desde hace cinco años y como no consiguió un puesto en el minorista, no le queda más que quedarse en el lugar.



 




En esta nota