BOLIVIA

Falta de ítems se cubre con Bs 715.000 de los padres


Un relevamiento de datos de las juntas y de los directores muestra que en cinco zonas de la ciudad, los papás solventan el pago de 55.000 horas de clases a los profesores y al personal administrativo

Wilfredo Vallejos, representante de los padres del núcleo 42 (Plan Tres Mil), muestra los pagos que hacen

14/05/2017

Ana Paula S. está preocupada. Como ocurre cada mes, se ‘rompe la cabeza’ haciendo cuentas para que un sueldo -el de su esposo-, que no llega ni a Bs 2.500, alcance para cubrir los gastos de alquiler, alimentación y otros de la familia, y que además se pueda cancelar los Bs 20 de aporte mensual que hace al colegio 26 de Noviembre por sus dos hijos. El pago forma parte de un acuerdo que hicieron con el centro educativo para cubrir la falta de profesores, ante la poca atención del Estado.

Un relevamiento de datos hecho por las juntas de padres de familia demostró que esta es una situación recurrente en la capital cruceña. Según estos datos, en los distritos educativos 3 y 4, que comprenden las cinco zonas de la ciudad con mayor crecimiento, los padres solventan 55.000 horas de clase en colegios fiscales y de convenio, que equivalen a unos 600 ítems, con aportes que suman Bs 715.000 cada mes. Esto considerando que por cada hora el educador recibe una remuneración promedio de Bs 13.

Con las planillas en mano, Wilfredo Vallejos, representante de los padres del núcleo escolar 42 o Plan Tres Mil, reveló que solo en el distrito 4 de educación, que comprende el Plan 3.000, el Plan 4.000 y Los Lotes, de los bolsillos de los padres salen al mes Bs 377.000 para cubrir un déficit de 29.000 horas en distintas escuelas. Hasta hace poco, el déficit llegaba a 38.000 horas, pero recibieron 9.120 horas de nueva creación.

En el distrito educativo 3, constituido por la Villa Primero de Mayo y la Pampa de la Isla, los papás cubren 26.000 horas (unos 260 ítems) con un aporte de Bs 338.000, según la información que recibió la Federación de Maestros Urbanos de parte de los padres y de los directores.

Los recursos de los padres permiten cubrir sueldos completos de profesores y de administrativos (de entre 72 y 120 horas), y horas adicionales para los maestros con ítems. Cada papá paga entre Bs 10 y Bs 60, según el número de hijos y el colegio. 

Aunque no hay datos precisos, en los otros dos distritos educativos de la ciudad (1 y 2) se estima que faltan unos 50 ítems, pero las escuelas están en proceso de reestructuración.

Planillas de hasta Bs 22.000
Desde la dirección del colegio Héctor Saucedo Montaño, Vallejo muestra documentos que detallan que solo en el Plan 3.000, los padres solventan 13.110 horas de clase, lo que significa Bs 257.351 mensuales.

Una de las planillas más ‘gruesas’ es la del colegio de convenio Normandía Thevenet, donde los papás aportan Bs 20 por hijo, aunque hay descuentos a partir del cuarto. Así se logra reunir Bs 22.916 para pagar los sueldos de tres profesores, regentes, porteras y auxiliares de kínder y horas para algunos maestros. 

El centro está antes del vertedero y es uno de los mejores de la zona, con los tres niveles en sus dos turnos. El colegio ofrece calidad y formación en valores, lo que aleja a los estudiantes de los peligros que acechan a la juventud, como las pandillas, por lo que los padres hacen un esfuerzo para cubrir la necesidad de ítems. La directora Reinamar Yucra comentó que acaban de asignarle un maestro para educación física, lo que no es suficiente.

En el 26 de Junio el aporte de los papás es de Bs 13.480 por 688 horas de clase, mientras que en el Paraíso de los Infantes llega a Bs 15.260. En el Boliviano Holandés los papás cubren dos planillas, una de Bs 5.356 para docentes y otra de Bs 4.400 para los administrativos. En el Jesús Maestro  Boliviano Holandés (que funciona en el turno de la tarde), la planilla llega a Bs 12.600. En el Manantial de Vida se abrieron paralelos y el aporte suma Bs 17.200.

No cubren la necesidad
Pese a los aportes, hay colegios  con sobresaturación de alumnos, mientras que los sueldos de los maestros pagados por los padres, en casi todos los casos, no llegan ni al mínimo nacional. Por ejemplo, Yenny Zurita, que dicta religión y música en el Héctor Saucedo Montaño, percibe un sueldo de Bs 930 por 72 horas trabajadas. El martes atendía a 40 alumnos de primaria y la norma establece un mínimo de 30. 

Ascárraga asegura que este problema se da porque el Estado no ha ido acompañando el crecimiento vegetativo de la región con la dotación de ítems, que llega al 8% y al 9%, el déficit histórico ni el aumento poblacional por la migración. Agrega que el departamento requiere 2.000 cargos, sin contar que el bachillerato técnico -si se aplicara en todas las escuelas- duplicaría esta cantidad. “La educación fiscal y de convenio está olvidada”, afirma Ascárraga y agrega que el Estado está desatendiendo uno de los principales derechos de los niños, garantizados por la Constitución y la ley educativa, como es la educación gratuita.

Vallejos dice que ante la falta de atención han solicitado una audiencia con el ministro de Educación, Roberto Aguilar.

La DDE responde

El titular de la Dirección Departamental de Educación (DDE), Salomón Morales, prefiere no hablar de cifras “por responsabilidad”. Insiste en que el Gobierno ha venido atendiendo la necesidad de cargos, prueba de ello es que en esta gestión dotó de 392 ítems a Santa Cruz, que ya han sido distribuidos a las escuelas según los requerimientos.

Para Morales, la protesta de los padres se da porque abren paralelos y colegios sin autorización y, luego presionan para regularizarlos y para que les doten ítems. También ocurre que hay centros con poco alumnado y muchos docentes, por lo que se instruyó una reestructuración, dijo. 

La demanda también se siente en provincias
 Algunos municipios de las provincias también sufren la falta de ítems para educación. Este es el caso de Warnes, donde los progenitores han salido a protestar para exigir atención de las autoridades.
Quienes más han reclamado han sido los padres de familia de Satélite Norte, que incluso llegaron en marcha hasta el edificio de la Dirección Distrital de Educación (DDE) con esta exigencia.
Mirian Suárez, dirigente vecinal, indicó que cada mes los padres deben pagar entre Bs 40 y 50 para cubrir el salario de los maestros que enseñan a sus hijos. “Esto es insostenible, ya no puede continuar”, sostuvo.

El dirigente de los maestros urbanos, Saúl Ascárraga, indicó que en todo el distrito educativo Warnes se estima que faltan unos 150 ítems, al igual que en Montero.
En La Guardia, Cotoca y algunos municipios de la Chiquitania, el déficit es de entre 80 y 100 cargos.
Ascárraga destaca el ejemplo de algunos municipios, como Pampagrande y El Torno, donde las alcaldías han contratado maestros con sus recursos para suplir la carencia de ítems, pese a no ser competencia municipal, sino del Gobierno.



En esta nota



e-planning ad