POLÍTICA

Experiencia y renovación chocan en el debate por el Tribunal Supremo


Ardaya y Tórrez enfatizaron en su experiencia y conocimiento del Órgano Judicial. Choquerive y Egüez hablaron de renovación del sistema judicial. Hubo mucha presencia política en la sala 

Los cuatro postulantes al Tribunal Supremo de Justicia expusieron sus propuestas

31/10/2017

Ante un Paraninfo Universitario colmado de partidarios políticos, barras organizadas y funcionarios públicos, rindieron examen ayer los cuatro juristas que competirán por el voto del pueblo en las elecciones del 3 de diciembre para ser nuevo magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. 

William Tórrez Tordoya, Olvis Égüez Oliva, Lizeth Choquerive Sossa  y Lourdes Ardaya presentaron sus propuestas, hablaron de su currículum y respondieron a preguntas del público que la organización agrupó en ejes temáticos. Fue un foro en el que primó el respeto entre candidatos y en el que las propuestas giraron en cómo eliminar la corrupción y la retardación de justicia, algo que tal vez sea más competencia del Consejo de Magistratura que de los jueces del Tribunal Supremo.  Todas las propuestas de los candidatos pasan por una reforma judicial mayor, que dependerá tanto de nuevas leyes, como de la reglamentación e implementación de normas que ya se encuentran en los nuevos códigos judiciales. 

La primera ronda del evento organizado por el Tribunal Electoral Departamental, la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno y el Diario EL DEBER, comenzó con una exposición de méritos. En la testera de candidatos había dos expresidentes del Tribunal Departamental de Justicia (Tórrez y Ardaya), pero solo el primero hizo gala de su cargo, habló de su  experiencia y personalidad al frente del tribunal. Ardaya aseguró que no le alcanzarían los tres minutos de tiempo para hablar de sus méritos, dijo que llevaba casi 30 años como juez y que al mismo tiempo había cumplido como madre. Solo al final, cuando Cecilia Dorado, jefa de Redacción de EL DEBER que oficiaba de moderadora, le recordó que ya había agotado su  tiempo, dijo apresurada que había presidido el TDJ.  

Égüez y Choquerive jugaban a lo contrario, a mostrarse como “jóvenes aún pero suficientemente preparados” para asumir el máximo cargo al que puede acceder un abogado que siga la carrera judicial en Bolivia. Égüez se presentó como un fiscal con experiencia en lucha contra la corrupción, mientras que Choquerive habló de su trabajo como asesora legal en el Tribunal Supremo de Justicia. Ella fue la más incisiva desde el principio. En su primera intervención puso énfasis en que ella nunca había enfrentado un proceso judicial en su contra.

Las propuestas

En la sala se pudo ver a operadores políticos de Demócratas, funcionarios del Poder Judicial y de la Fiscalía que vitoreaban a sus candidatos y aseguraban que había trabajadores de la Alcaldía cruceña apoyando a su representante. También se vieron a jóvenes observando chats de Bartolinas Santa Cruz y MAS urbano, además del diputado masista Darwin Choquerive Sossa, que tiene los mismos apellidos de una de las candidatas. 

Tórrez comenzó con las propuestas, no sin antes hacer un diagnóstico: “La administración de justicia atraviesa uno de sus peores momentos, se encuentra en estado ‘comatoso’”, dijo. 

Aseguró que tiene la experiencia, el conocimiento y la personalidad para revertir ese estado, luchando contra la corrupción y retardación de justicia. 

Égüez, por su parte, repasó las estadísticas del sistema judicial, que resuelve menos del 10% de las causas abiertas en un año y que cuenta con juzgados en poco más de la mitad de los municipios del país, con un presupuesto que representa solo 0,26% del PGN y que además no se ejecuta en su totalidad. Para luchar contra la corrupción propuso un cambio en el sistema educativo en todos sus niveles, desde el inicial hasta  la escuela de jueces.

Choquerive aseguró que los actuales jueces se han aplazado al administrar justicia. Habló de crear un defensor del litigante, dignificar la carrera judicial a través de la meritocracia e implementar el expediente electrónico.  

Lourdes Ardaya recordó que el 77%  no cree que hay igualdad jurídica y habló de una justicia que respete el debido proceso, de puertas abiertas con ayuda de la tecnología y eficaz para que el fallo judicial deje tranquilidad al ciudadano. 

Luego, en las siguientes rondas  quedó claro que hay visiones en común para cambiar la justicia y pasa por implementar tecnología en los juicios, implementar el expediente electrónico y sistematizar los tiempos de los juicios para que todas las partes estén avisadas de si se están cumpliendo los plazos o existe retardación. También se trata de alejar al ciudadano del funcionario para que no caiga en la tentación de corromperse, además de mejorar la formación de jueces en aspectos éticos.  Al final, Ardaya y Tórrez remarcaron que con su experiencia pueden cambiar la justicia, mientras Choquerive preguntó por qué no lo hicieron en 10, 20 o 30 años de ejercicio y Égüez citó una frase de Marcelo Quiroga Santa  Cruz para asegurar que no tiene cola de paja.

Afines al mas ‘socializan’ las elecciones
Organizaciones afines al Gobierno en La Paz preparan foros y encuentros regionales para dar a conocer a los candidatos para las elecciones judiciales, aunque los dirigentes no mencionaron fechas para dichas convocatorias. La meta es evitar el ausentismo o el voto en blanco.

El dirigente Froilán Fulguera, del sector de los trabajadores mineros, informó que sus máximos dirigentes están organizando los encuentros en diferentes distritos mineros que los candidatos a difundir sus propuestas.

El ejecutivo de Cofecay, una organización campesina de Yungas de La Paz, David Guaygua, dijo que esta entidad, además de la mancomunidad de municipios, organizarán sus propios foros para que se socialice las propuestas de los candidatos a magistrados para el 3 de diciembre.

Por su parte, ayer el vocal del TSE, Antonio Costas, informó que existe un caso en análisis en el que, presuntamente, militantes del MAS piden el apoyo para algunos candidatos de Oruro. La aparición del caso coincide con el pedido de Demócratas de votar nulo por la sospecha del compromiso político de algunos aspirantes.



En esta nota



e-planning ad