SANTA CRUZ

Equipo mejora tratamiento contra el cáncer, pero no la espera


Pacientes deben esperar hasta tres meses para acceder a radioterapias en el nuevo acelerador lineal. La máquina de última generación realiza tratamientos precisos y más efectivos, sin dañar tejidos sanos. La demanda es alta

Único en todo el país en casi diez meses, 316 pacientes han sido tratados con el nuevo equipo. Una de las personas espera su turno para acceder al servicio de radioterapia / Foto: Gabriel Vásquez

18/06/2017

26 años, oriunda de la comunidad Achiral de Chuquisaca, sin un familiar que pueda ver, Hermelinda Carlos es una de las pacientes que espera un espacio en el servicio de radioterapia del Instituto Oncológico, confiada en que el moderno equipo, llamado acelerador lineal, pueda curarle el cáncer uterino que la tiene casi ‘sin vida’ desde hace más de un año.


Hace dos meses que acude al centro especializado, buscando acceder al tratamiento. La demora es en parte porque otros pacientes están en lista de espera y porque no tiene recursos. “Soy como un palo, pelado y sin nada. Espero que la gente de trabajo social me haga una rebaja porque no tengo dinero para pagar el tratamiento”, dice la joven, que es madre de un niño de seis años, a quien el martes dejó con una vecina para poder ir al hospital. 


Sus pies hinchados y las punzadas en el bajo vientre la hacen doblarse de dolor. “Ya no aguanto”, se la escucha decir de rato en rato.


La mujer que está a su lado intenta darle ánimos. “Aguante, que ya le toca”, le dice. Es Andrea Manrique V. (48), quien desde hace tres meses lucha por que su esposo, Donato Paco (48), quien tiene un tumor en la ingle, acceda al mismo tratamiento (lo hará por segunda vez ). Debía empezar el pasado miércoles, pero ese día le dijeron que fue pospuesto para el lunes siguiente.
Todo el tratamiento le está demandando Bs 2.700, que incluye 20 sesiones, asegura. Cuenta que su esposo viene batallando contra el cáncer desde hace un año y tres meses. Primero por un tumor en el cuello y ahora en la ingle.


Manrique tiene fe en que el tratamiento con el nuevo acelerador lineal es mucho más efectivo, comparado con la antigua bomba de cobalto, al menos eso es lo que ha escuchado decir de boca de los propios médicos del hospital. 


La señora Leo (60), que fue diagnosticada con un tumor en la cabeza, fue programada hace tres semanas. “Cuesta conseguir espacio, pero lo bueno es que ese equipo es milagroso”, afirma. Ella pagó Bs 2.800 por el tratamiento, de 21 sesiones.


Los pacientes aseguran que se han enterado a través de las noticias que pacientes de La Paz serán transferidos al Oncológico para que reciban radioterapia. No están en contra de que más personas accedan al tratamiento, pero temen que esto pueda alargar más el tiempo de espera. 


El secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda, explica que el Oncológico, al ser el único en el país que cuenta con ese equipo, recibe a pacientes de todo Bolivia y lo que hará ahora, a través del convenio firmado entre la Gobernación y la Alcaldía paceña, será que los pacientes que provienen de La Paz lleguen solo para someterse a la radioterapia. De esta forma se aliviará la saturación en otras áreas, pues hasta hoy estos hacían todo su tratamiento en Santa Cruz, desde la consulta.

Ampliarán los turnos
Según datos de la Gobernación, desde septiembre de 2016 hasta la fecha 316 pacientes se han sometido a tratamiento con el acelerador lineal. En este periodo se han hecho 4.144 sesiones, lo que significa más de 450 radiaciones al mes y unas 20 por día.


Para aumentar la capacidad de atención, la Gobernación está haciendo las gestiones para ampliar los horarios de atención a partir de julio. “Aumentaremos a 16 horas la asistencia. Ahora estamos con 12 horas, en dos turnos”, precisó Urenda.


El secretario de Salud resaltó que la demanda es alta porque es el único equipo en Bolivia de esa generación y permite hacer tratamientos precisos, atacando solo el tumor y no así los tejidos sanos.
En anteriores oportunidades, la directora del Oncológico, Martha Alicia Arrien, explicó que este equipo ocupa energía eléctrica y un tubo de rayos X con lo cual se adapta al tumor para reducirlo y destruirlo sin afectar otros órganos y tejidos sanos, además que deja menos toxicidad en el cuerpo luego del tratamiento.


Se trata de una de las inversiones más fuertes que ha hecho la Gobernación en el área de salud. El equipo costó Bs 23,4 millones y la construcción de la infraestructura (búnker), Bs 5,8 millones.

Oncológico municipal
Por otro lado, el alcalde de la ciudad, Percy Fernández, ha anunciado que tiene previsto construir un hospital oncológico municipal para brindar atención a los pacientes con cáncer. De hecho, en mayo, a propósito del aniversario de la Villa Primero de Mayo, las autoridades municipales anunciaron que existe un proyecto para construir un nosocomio para niños con cáncer en el distrito 6 de la urbe. 



En esta nota



e-planning ad