SANTA CRUZ

En Postrervalle, núcleo del sismo, hubo susto y recelo por las réplicas


EL DEBER comprobó en el lugar del epicentro que no hay mayores daños. En la ciudad, la jornada de ayer comenzó con un sacudón que obligó a evacuar a la gente que estaba en edificios altos

Algunas casas antiguas de paredes de adobe sufrieron resquebrajaduras en las paredes. Foto: Fuad Landívar
Escuchar el artículo Pausar Lectura

29/08/2018

El sismo de 5.3 en la escala de Richter registrado ayer en el departamento de Santa Cruz tuvo su epicentro en Postrervalle, provincia de Vallegrande, donde el remezón se sintió fuerte, pero afortunadamente no causó daños personales ni materiales, según constató EL DEBER.

Los vecinos de este pueblo, rodeado de cerros, realizaban sus tareas cotidianas pasadas las 9:00 cuando tembló la tierra y estremeció nítidamente las edificaciones, ocasionando un tremendo susto en la gente, sobre todo en las unidades educativas, en las que a esa hora había una gran concentración de alumnos en los cursos.

“Las sillas se movieron de un lugar a otro, todos nos asustamos. Solo atinamos a sacar a los chicos fuera por si había réplica. Mi hermana (profesora del segundo de primaria de la escuela Plácido Lino) se desmayó del susto. Tuvimos que asistirla con agua y la ventilamos hasta que recobró el conocimiento”, relató Nady Marisol Lino, maestra del tercer curso y hermana de la afectada, Laura Lino.

“Los alumnos se quedaron hasta que se repartió el almuerzo escolar”, añadió la profe Nady.

Otro tanto pasó en el colegio de nivel secundario Adrián Melgar Montaño, donde los estudiantes tuvieron que continuar las clases fuera de las aulas.

Luego del sismo se suspendieron las clases por temor a las réplicas características de estos fenómenos. El policía Marco Arce Zegarra, el único uniformado asignado a esta población, recorrió el pueblo para averiguar los daños. Su tarea se extendió a lo largo de la jornada y, según dijo, no hubo personas lesionadas ni deterioro de infraestructura, aunque en la escuela las profesoras mostraron unas rajaduras en las paredes del ambiente de la biblioteca.

Solo miedo y dolor de cabeza
El alcalde del municipio, Willy Paniagua, dijo que el terremoto lo agarró desayunando, alrededor de las 9:10. “Me pescó comiendo mi huevo pasado. Sentí una sacudida fuerte que me desestabilizó. Después me quedó un dolor de cabeza. Yo ya sospechaba que iba a haber algo, porque hace unos días leí que hubo un temblor en Perú, y cuando eso sucede hay muchas probabilidades de que nos llegue porque de alguna forma lo que pasa por allá nos afecta, como en una línea recta a Aiquile, Vallegrande y Postrervalle», indicó Paniagua.

El alcalde contó que el último gran sismo que sacudió a Postrervalle fue en 1983, cuando causó daños importantes, así como también en el pueblito vecino San Juan de Ladera, que prácticamente desapareció y desde entonces fue mudado a dos km de donde estaba antes.

Mucho más antes, en 1958, hubo otro sismo que tumbó parte de la iglesia y partió paredes en muchas casas. “Esa vez sonaron las campanas, la torre de la iglesia se inclinó y la tierra salpicaba por el aire”, recuerda Raúl Baigorria, presidente de la OTB y testigo de ese hecho cuando tenía 17 años.

Baigorria dijo que con el temblor de ayer mucha gente permaneció por dos horas fuera de sus casas, por el temor a las réplicas. Sin embargo, hasta anoche, a las 19:30, no se registraron nuevos movimientos telúricos.

Personal de la Subgobernación contó que salió a la plaza abandonando sus oficinas. “Nos hemos sorprendido y hemos recordado lo que pasó hace años, en el 98, en la zona de Aiquile, hemos vivido momentos de sorpresa, hemos tenido que salir del edificio por ser una infraestructura bastante antigua, de adobe. Ya hemos averiguado la situación de los otros municipios y no hay reporte de daños de consideración”, aseguró Roberto Aguilar, Secretario de Coordinación de la Subgobernación.

En la ciudad

Si bien el epicentro se ubicó en la provincia Vallegrande, a 15,1 kilómetros de profundidad, en Santa Cruz de la Sierra también se sintió. “Es un sismo superficial y por la magnitud y profundidad de este se ha podido sentir en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra con gran fuerza (con intensidad de cuatro grados) y en edificios altos hubo evacuación por temor a mayores daños”, informó el Observatorio San Calixto.

El movimiento sísmico provocó que la gente que estaba en edificios altos saliera a las calles para ponerse a buen recaudo. “Uno se sintió más fuerte que el otro, por eso fuimos evacuados, yo estoy al frente del centro empresarial de Equipetrol y todos los edificios de este perímetro fueron evacuados”, contó una funcionaria de una empresa privada de la zona.

Como era de esperarse, el personal de contingencia de la Alcaldía se puso en apronte ante posibles emergencias, pero, al parecer, no se registraron daños materiales ni personales. Mientras que las redes sociales se saturaron de fotos que mostraron las evacuaciones del edificio de la Cainco en la av. Las Américas y la zona empresarial de Equipetrol Norte, donde hay varias edificaciones de más de cinco pisos.

“El evento también se sitió en Cochabamba y en la zona de Irpavi de La Paz”, informó a ANF Gonzalo Fernández, director del observatorio.

Indicó que hay la probabilidad de réplica en los próximos días, ya que la intensidad es de consideración.

El paisaje vallegrandino recuperó la tranquilidad de siempre


 




En esta nota