SANTA CRUZ

En 16 centros disponen de vacunas para gente mordida por perros


Según el Sedes, por cada animal positivo al mal de rabia, entre ocho y diez personas reciben tratamientos. La demanda de vacunas es alta. Los sueros para personas con mordeduras de alto riesgo están en dos hospitales públicos

Dependiendo del riesgo, el afectado recibe entre 5 y 16 dosis

02/06/2017

Marcos (16) fue mordido en la mano por un perro callejero cuando llegaba a su casa, por el barrio Oriental. Ante el temor de contraer el mal de rabia, fue al centro de salud Willy Lemeitre, pero allí lo derivaron al centro Santa Rosita, donde le dieron un tratamiento que consiste en recibir 10 dosis de vacunas antirrábicas.

Las autoridades del Servicio Departamental de Salud (Sedes) han habilitado 16 centros de salud en la capital cruceña, de los 68 que hay en la urbe, para que atiendan y den tratamiento oportuno a las personas mordidas por perros y gatos.

Estos centros funcionan las 24 horas y son los únicos que brindan tratamientos preventivos antirrábicos, los cuales están siendo bastante demandados ante la alerta por la epizootia de rabia canina que afecta al departamento de Santa Cruz. 

En la red norte, las llamadas postas sanitarias que disponen de tratamientos son Universitario Norte, Santa Isabel, Bolinter, Hamacas y 26 de Septiembre. 

En la red sur: Fortaleza, Los Olivos y Sagrada Familia. 

En la red este: Preventiva Sur, 18 de Marzo, 25 de Diciembre y Pueblo Nuevo; mientras que en la red centro: Perpetuo Socorro, San Luis, Santa Rosita y Virgen de Fátima.

Los tratamientos consisten en vacunas de 5, 10 y 16 dosis, todo depende del lugar de la mordedura y de otros factores de riesgo que son evaluados por los médicos.

Solo en caso de que la mordedura sea de alto riesgo, la persona debe recibir, además de vacunas, sueros antirrábicos, los que están disponibles en los hospitales Japonés y de niños Mario Ortiz.

Hay alta demanda

De acuerdo con los datos del Sedes, en los primeros cinco meses de este año, 8.150 personas estuvieron expuestas al virus de la rabia, ya sea por mordedura o por contacto con animales que dieron positivo a la enfermedad. La cantidad es superior a los 7.000 registrados el año pasado.

El responsable del Programa Rabia del Sedes, Johnny Ruiz,  dijo que en promedio por cada perro que da positivo al mal de rabia, entre ocho y diez personas reciben tratamientos antirrábicos preventivos.

En un recorrido que hizo El DEBER por distintos centros de salud de primer nivel se constató que existe alta demanda de vacunas. En el centro de salud Santa Rosita son 11 personas las que están recibiendo tratamiento de 5, 10 y 16 dosis. En el San Luis están asistiendo a 15 personas, informó el director, Alejandro Suárez, quien explica que, antes de dar los tratamientos, los pacientes son previamente evaluados para no hacer mal uso de las vacunas.

Similar número de personas es sometido a tratamiento profiláctico en el centro de salud Hamacas, informó el director, Aníbal Cuéllar, que indicó que cuando no había emergencia por la enfermedad de rabia eran pocas las personas que requerían los biológicos, es decir, entre dos y tres por semana. 
Cuéllar comentó que recientemente se tuvo que vacunar a todos los miembros de una delegación que visitó un centro de animales, donde tres perros dieron positivo a la rabia.

El director del Sedes, Joaquín Monasterio, exhortó a la población a tener mayor conciencia en la tenencia de mascotas, cumplir con el esquema de vacunación de sus animales y no dejarlos sueltos en la calle.

Monasterio admite que es necesario ajustar la venta de animales y los perros callejeros, a fin de minimizar los riesgos en un departamento endémico de este mal y que ahora se encuentra en emergencia sanitaria por el aumento de los casos de rabia. 

Desde enero hasta la fecha  suman 201 los casos de rabia en la ciudad capital, es decir, cinco veces más que los reportados en los primeros cinco meses del 2016. En lo que va del año también se ha tenido que lamentar la muerte de dos personas por rabia humana. Las víctimas fueron un adolescente de 14 años y una niña de 11.

El director del Sedes espera coordinar acciones con las autoridades del gobierno municipal para frenar la propagación del virus, cuya curva epidemiológica sigue en ascenso.
El Sedes recomienda a la gente que evite adoptar mascotas de la calle hasta que se controle la epizootia de rabia y que apoye las acciones no comprando mascotas, porque la Alcaldía ha prohibido la comercialización de perros de forma temporal.

De igual forma, insiste en que los animales deben recibir cuatro dosis durante el primer año de edad: la primera dosis, al mes de nacido; la segunda, al tercer mes; la tercera, al sexto; y la cuarta, cuando el perro cumpla un año. Posteriormente se debe vacunar dos veces al año. 
Cuando un perro es vacunado, se lo debe recluir por lo menos 21 días para que surta efecto y se generen los anticuerpos en la mascota. 



En esta nota



e-planning ad