AGRO

Emergencia en el agro: hay 130.000 hectáreas de siembra bajo el agua en Santa Cruz


El municipio más afectado es el de San Pedro con cerca de 30.000 hectáreas anegadas. La siembra en las provincias Obispo Santistevan, Sara y Guarayos igual quedaron en malas condiciones

El rebalse de los ríos Piraí y Grande han originado la delicada situación
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

08/01/2018

La situación es complicada y de acuerdo al primer informe que maneja Anapo y el Searpi, son cerca de 130.000 las hectáreas de siembra que quedaron bajo el agua, por el rebalse de los ríos Grande y Piraí, luego del aguacero que cayó en Santa Cruz la semana pasada. El municipio más afectado es el de San Pedro, con 30.000 hectáreas anegadas.

La situación fue corroborada por la Federación Única de Trabajadores Campesinos, cuya secretaria ejecutiva, Deisy Choque, inspeccionó este domingo la zona constatando la difícil situación. "Es como estar en una gigantesca laguna", dijo para describir la situación. Solo en San Pedro se anticipa una pérdida de $us 3,5 millones en inversión.

La provincia Obispo Santistevan es la más azotada por las lluvias ya que también se registran pérdidas en municipios como Fernández Alonso, Murillo, Canandoa, Peta Grande y Hardeman. Estaba previsto que este lunes el gobernador Rubén Costas con gente del Searpi realice un sobrevuelo para constatar la difícil situación de esas zonas.



Se anticipa que más de 10.000 familias se han visto afectadas. Las siembras de maíz, arroz, maní, soya y hasta caña de azúcar están tapadas por el agua. "Es siembra que prácticamente ya no sirve, que se han podrido", agregó Deisy Choque. Pero la grave situación también se extiende al este en zonas como Pailón y Guarayos.

"Para salvar esta campaña hay que volver a invertir", cerró Choque añadiendo que los caminos que permiten el acceso a los sembradíos prácticamente han desaparecido. El rebalse de los ríos ha originado esta situación y desde Anapo han confirmado la desesperación de los empresarios y las familias.



 




En esta nota