SANTA CRUZ

El poder de la lluvia dejó heridas y solidaridad


El agua causó estragos y afectó a personas y animales. También anegó varias vías de la ciudad. Las brigadas de ayuda se esforzaron para impedir mayor drama en las víctimas

El bombero de la Policía David Nina, en el momento cuando rescata al cachorro que se había caído al canal de drenaje. Él no lo hizo solo, lo apoyaron Germán Ticona, Gustavo Adrazola, Adalid Colmena, Roly Méndez y José Villca. Un equipo eficiente. Fotos: Jorge Uechi
El túnel El Trompillo que se encuentra en el tercer anillo, ayer fue cerrado por unas horas porque su plataforma se llenó de agua, con el fin de evitar que se puedan presentar accidentes

12/02/2017

Cae la lluvia en Santa Cruz y no solo golpea los tejados y baña a los árboles y a los jardines de las casas que aún están con sus puertas y ventanas cerradas y con sus habitantes que no son conscientes de que lo que en realidad lo que está cayendo es una tormenta animal.


Cae la lluvia en Santa Cruz y los relámpagos son testigos de que los canales de drenaje rebalsan hasta que el agua inunda las avenidas y los conductores empiezan a temer y disminuyen la velocidad para no ser arrastrados por la corriente que de mansa no tenía nada. 
Cae la lluvia en Santa Cruz y por una avenida el agua corre  como un río y un vehículo navega como un barco, y su conductor se baja para moverlo con las manos porque quiere evitar sucumbir en las entrañas del drenaje. 


La lluvia pone las cosas en su lugar y también la lluvia las quita. La lluvia es capaz de quitar la vida, como ha ocurrido ayer, y también de despertar la solidaridad para rescatar con el mayor esmero tanto a una persona como a un animalito que está temblando y bate la colita porque ya está a salvo de la lluvia que cae como si nunca hubiera llovido en Santa Cruz. 



Notas Relacionadas



En esta nota



e-planning ad