SANTA CRUZ

El jaguar vive hace dos años comiendo ovejas y terneros


A pocos kilómetros de la av. G-77, en una propiedad de Clara Arenas, EL DEBER vio sus huellas. Obreros, por miedo, abandonaron una casa. Hay nuevo plan para capturarlo sin causarle daño


12/02/2016

El jaguar buscado por la Gobernación en la zona norte de la ciudad, se cree que está viviendo desde hace dos años en el lugar, en una extensión de 8 a 10 kilómetros, en predios de la comunidad Clara Arenas, situada entre la avenida G-77 y el área de influencia del aeropuerto Viru Viru.

Por datos recogidos por las autoridades de la Gobernación entre los habitantes del lugar, se cree que el felino se alimenta de ovejas, chivas y terneros. Especialistas de vida silvestre de la Gobernación aseguran que goza de buen estado de salud, pesa más de 70 kilos y existe un 70% de probabilidad de que sea hembra.

Gracias a la guía de guardias de la empresa de seguridad Adela Carmen Capia Bernabé, EL DEBER llegó a la propiedad de Roly Barba. A casi 50 metros de la casa de unos obreros se encontraron huellas visibles del felino. Eran dos grandes pisadas en un lugar y a escasos dos metros otras dos huellas que dejó el jaguar cuando caminaba en la tierra húmeda.

Cerca, asegurada a un árbol se encuentra una de las 12 trampa cámara instaladas en la zona por personeros de la Gobernación. Se cree que esta cámara fue la que tomó dos fotos al animal en horas de la noche, las cuales se difundieron por los medios de comunicación.

“Hemos recibido varios testimonios de personas que viven por esta zona, dicen que el animal se está alimentando de ovejas, terneros y chivas. Hay temor, nosotros estamos en alerta. Por suerte no atacó a nadie, pero estamos listos para colaborar a las personas y a las autoridades de la Gobernación”, dijo Jorge Sossa, guardia privado, que carga en su cuello un largavista.

A unos dos kilómetros del lugar EL DEBER encontró a Claudia Barilla Flores con su bebé en brazos. “Aquí nací hace más de 30 años. Tenemos vacas y sembramos yuca. Hace dos años que sabemos que el jaguar vive por esta zona. Tengo cuatro hijos menores, pero seguimos trabajando. Nos dijeron que el jaguar come terneros y ovejas pero a nosotros por suerte no nos afectó, indicó la mujer.

Sobre la avenida G-77, a unos tres kilómetros de la propiedad donde fueron encontradas las huellas de la fiera, está la vivienda de Paulina Chumacero. Ella cría reses y vive de la venta de leche. “Sabemos que en esta zona de Clara Arenas está viviendo un jaguar. Dicen que se comió toritos, pero por suerte no son de nosotros. Estamos con temor, esperamos que lo agarren”, dijo.

Un plan de captura
Profesionales de Recursos Naturales de la Gobernación, en reunión, diseñaron un nuevo plan para capturar al animal sin causarle daño, pues se trata de una especie en extinción y protegida por la Ley Departamental de Patrimonio Natural.

Yandery Kempff, de Recursos Naturales, señaló que hay un equipo de 12 especialistas que trabaja para capturar al felino en el tiempo más breve. “Creemos que no es agresivo, pero pedimos a la gente que no se acerque al lugar”, aconsejó



En esta nota



e-planning ad