LIDERAZGO, VERDAD E INDEPENDENCIA

EL DEBER, más sólido que nunca, reafirma su vocación de servicio


En un acto especial, los trabajadores de las distintas áreas cerraron la gestión y celebraron el inicio de una nueva etapa con la familia Rivero Jordán al frente. El reto de 2019 es la digitalización


Pedro Rivero, Rosa Jordán, Guillermo, Sonia, Rosario y Juan Carlos Rivero Jordán. (Foto: Fuad Landívar)
Escuchar el artículo Pausar Lectura

16/12/2018

“Este fue un año que sirvió para poner una vez más a prueba el temple, el coraje y la buena madera de la que está hecha esta casa periodística”, con esas palabras el director general Pedro Rivero Jordán dio inicio a lo que él mismo calificó como un acto de fe y confianza. La familia EL DEBER celebró el año que se va con la mirada puesta en el 2019, en el marco de un desayuno del que participó todo el personal del Diario Mayor.

“Somos una marca que se construye a diario. Siempre hemos sido relevantes en la búsqueda de la verdad y la construcción de identidad. La familia Rivero Jordán vuelve a cobrar un rol protagónico dando un espaldarazo a la innovación y al cambio, que es la dinámica de los nuevos tiempos y que afecta no solo a las empresas periodísticas, sino a las de todo el mundo”, explicó Juan Carlos Rivero, presidente del directorio, quien subrayó la unión familiar del emprendimiento erigido por Pedro Rivero Mercado y Rosa Jordán y sus cinco hijos que se presentaron “más unidos que nunca”, tal como lo destacaron en sus respectivas intervenciones Pedro, Sonia y Juan Carlos Rivero, refiriéndose a la presencia en el acto del hermano mayor, Guillermo Rivero Jordán.

“EL DEBER es una obra bendecida, que sirve a su comunidad y no se sirve de ella. Esos son los valores que la familia Rivero Jordán siempre ha tenido como norte y para que no pase lo que ha sucedido con otras empresas familiares hemos decidido volver a trabajar con ustedes para que esto dure hasta que Dios lo permita. Yo creo que Pedro desde el cielo está aplaudiendo la fortaleza de los cinco hermanos unidos para cuidar la obra. Esta obra que es y va a seguir siendo grande de la mano de la familia Rivero y de sus trabajadores”, resaltó Sonia Rivero.

Misión, visión y desafíos
EL DEBER es una empresa periodística emblemática del país, reconocida en Bolivia como un medio líder y que en el extranjero es referente de periodismo serio. Para ello, hay que “seguir haciendo lo que sabemos hacer. Confiamos en la esencia de nuestros valores y que somos un medio para los pueblos que no pueden vivir sin luz. Lo que tiene que ver con la búsqueda de la verdad, el servicio a la comunidad, la independencia, la pluralidad, la innovación y la perseverancia”, tal como destacó el director general.

Como los medios de comunicación masivos en el mundo atraviesan tiempos difíciles y EL DEBER no es ajeno a ello, estratégicamente se va a cambiar la concepción de crisis por desafío. “Los desafíos externos son la digitalización, que fue una disrupción compleja, Facebook y Google, que se están comiendo el mercado mundial, a lo que se suman los cambios de hábitos del lector, que desde un teléfono celular accede a la información, y la coyuntura económica en el país que es compleja”, detalló el gerente general Gerardo Pereyra.

¿La fórmula para enfrentar los desafíos? La fuerza en los valores morales de la empresa que no pueden cambiar, y el ser líderes nacionales y de referencia. El Diario Mayor debe mantener la influencia que tiene en los lectores por su generación de contenido creíble.

Por todo ello, la familia EL DEBER levantó sus copas e hizo votos por un nuevo año en un acto de fe y confianza, dispuesta a demostrar, como siempre, el tipo de madera de la que está hecha.



 




En esta nota