SANTA CRUZ

Delincuentes atacan con servicio de taxi sin reglas


Para ser taxista basta con tener un auto, nuevo 0 ‘cacharro’, y pegar un adhesivo con la universal palabra Taxi.  Cobran lo que quieren. Las normas que los regulan no se cumplen a cabalidad

Una prestación con riesgo la sensación de inseguridad está latente en los taxis de Santa Cruz. El jueves, en pocos minutos, Tránsito introdujo a su patio a 50 taxis que hacían servicios sin registro / Foto: Jorge Uechi

12/03/2017

Un viaje en taxi en el radio urbano de Santa Cruz de la Sierra se convirtió en pesadilla para Jimena Éricka Salinas Tordoya, pues la noche del 8 de febrero (21:15), el conductor Ezequiel Romero Yépez la asaltó en una calle oscura dentro de su vehículo y la despojó de sus pertenencias con llamativa violencia, obligándola prácticamente a lanzarse del vehículo.


El sujeto, que empuñaba un cuchillo, quitó a su pasajera un bolso con Bs 1.500, celular, documentos, además de ropa. Una semana después, el 16 de febrero, la víctima fue Carola Núñez Gutiérrez (31), funcionaria de una empresa automotriz, que, a las 20:20, subió al mismo taxi en el mercado Mutualista (donde Jimena Éricka Salinas lo había hecho días antes) y pidió ser transportada al cuarto anillo y la avenida a La Guardia.


Carola no llegó a destino porque el chofer desvió su ruta e ingresó a una calle solitaria por la feria Barrio Lindo, donde le arrebató el celular y la cartera con amenazas de muerte. La víctima opuso tenaz resistencia pese a sufrir heridas de cuchillo, mordiscos en los dedos y araños en la cara de parte del antisocial, que terminó chocando su vagoneta (Toyota, color blanco, placa 2051-LZH) con un auto estacionado.


El conductor dejó todo para escapar a pie, pero vecinos lo agarraron; luego auxiliaron a la mujer valiente, que quedó maltrecha por las heridas y ofuscada por la agresión.

Sin licencia y sin registro
Tras la caída de Ezequiel Romero Yépez, ocho de sus víctimas se presentaron en la Felcc a reconocerlo, y solo cuatro sentaron denuncias. Los casos de Jimena Éricka Salinas y de Carola Núñez acabaron con sentencia para el delincuente de seis y 10 años, respectivamente.


El capitán Johnny Pérez, jefe de la División Propiedades de la Felcc, explicó que en el caso del taxista asaltante, de las cuatro denuncias hechas por las víctimas tres fueron llevadas adelante de oficio por su despacho, debido a que las personas supuestamente interesadas en hacer justicia no regresaron a seguir el proceso penal.


La Policía comprobó que Romero no tenía licencia de conducir ni la vagoneta estaba registrada como taxi. En este mes otros antisociales, varios exreclusos, delinquieron utilizando vehículos con letreros de taxis.


Manuel Fernando Aramayo Quispe (30) y José Luis Tordoya Quispe (25), robaban a mano armada autopiezas en una vagoneta Toyota Probox, color blanco y acabaron condenados a seis y cinco años de prisión.


El martes, la Felcc desarticuló una banda delictiva integrada por Deiby Ariel Gutiérrez Roda (exreo), John Harold Ruiz Durán (exreo), Limbert Valdivia Zúñiga y  Rolando Ancieta Ledezma (exreo), acusados de tres asaltos en tiendas comerciales. Circulaban en un auto Nissan, color gris, placa 1645-GZB, que llevaba letrero de taxi y la viñeta de un radiomóvil.


Dárselas de taxista en Santa Cruz no requiere de mayor trámite, puesto que las reglas no están escritas y si lo están, no se cumplen. Basta con tener un vehículo, sin importar si es flamante o destartalado, y pegar un adhesivo en el parabrisas con la universal palabra Taxi para alzar pasajeros. Las calcomanías se hallan en los mercados a Bs 20 y el tanque de gas se llena con otros Bs 20.

Llave mágica
Empleados, profesionales, policías, adolescentes y delincuentes se las dan de taxistas por las noches para ganar dinero extra. Colocan el cartel luminiscente color verde de Taxi, que resulta ser un efectivo salvoconducto, pues la Policía no los frena en los controles nocturnos.


Roberto J.P. (22) trabaja en el día como cajero en una entidad bancaria y de noche, por lo menos un par de horas, se aventura de taxista en su Toyota Corolla. “Gano muy poco en el banco y tengo que mantener a mi esposa y a mi hija pequeña. Busco pasajeros por la zona central y por centros comerciales; no me arriesgo a salir más allá del cuarto anillo. Unas veces hago hasta Bs 150 y me voy a dormir”, contó Roberto.


El Tcnl. Herlan Monasterio, jefe de Servicios Públicos de Tránsito, dijo que los taxistas informales salen de noche porque el control policial disminuye. “En horario nocturno trabajan choferes suspendidos, exreos y menores de edad, muchos de ellos sin conocer la ciudad. En una inspección realizada la semana pasada a las 20:00 en el segundo anillo y la av. Omar Chávez detuvimos 50 taxis, de los cuales 49 no tenían la Tarjeta de Identificación del Conductor (TIC)”, dijo Monasterio.


La TIC fue creada para prevenir delitos en taxis y radiotaxis y cada tres años debe ser emitida por Tránsito por disposición del Ministerio Público. Debe llevar la foto y el nombre del conductor y tiene que estar visible dentro del vehículo. Asimismo, al taxi se le asigna una numeración que debe pintarse en los laterales.


Monasterio indicó que hasta 2016 se registraron 22.000 taxis libres y radiomóviles, que deben renovar la TIC a mediados de este año. Asimismo, los informales serán obligados a inscribirse o de lo contrario saldrán de circulación.
EL DEBER intentó conocer la opinión del director de Tráfico y Transporte de la Alcaldía cruceña sobre el tema, pero no fue posible 



Notas Relacionadas



En esta nota



e-planning ad