ENTREVISTA

“De repente este pueblo quiere un alcalde como el gobernador”


La primera autoridad del departamento defiende su decisión de no firmar el acuerdo por el SUS. Quiere despolitizarlo, llegar a un acuerdo más allá de los intereses proselitistas. Ve a Óscar Ortiz en crecimiento


Sin esquivar ninguna pregunta, Costas repartió bala para el bando oficialista y opositor. Perfila a Demócratas como un partido que perdurará después de que él se jubile de la política
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

10/04/2019

“Nosotros también somos revolucionarios”, dijo Rubén Costas, gobernador de Santa Cruz, reclamando su espacio en las transformaciones en el país. Por primera vez admitió que tiene listas sus propuestas para la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, que tiene derecho constitucional a optar por ese cargo y cuenta por qué no fue candidato a la Presidencia. El gobernador tenía ganas de hablar, de ajustar cuentas y reclamar su lugar en la política local y nacional. “Soy el único gobernador opositor”, disparó.

Usted es el único que se niega a firmar el convenio del SUS con el Gobierno, ¿se siente presionado?

No presionado, porque ni con presiones ni con chantajes ni con amenazas han funcionado las cosas conmigo. Funcionan con coherencia, cuando hay argumentos. El convenio que nos ha mandado el Gobierno Nacional vulnera las competencias de la Ley Marco de Autonomías, pero también se vulnera un principio, que es un mandato de este pueblo que tanto nos costó: el Estatuto Autonómico. En él reza la incorporación de un seguro universal de salud. La autonomía no es solo banderas y cantos, tiene que reflejarse, tiene que ser tangible, tiene que masticarla la gente. Y uno de los resultados de la autonomía -así como lo hemos hecho en los servicios básicos de luz, agua, caminos en los lugares donde hay mayor pobreza, así como hemos invertido el 80% de nuestro presupuesto en el área rural, y eso por un tema de justicia social- es salud. Nos traspasaron los hospitales con cero presupuesto. ¿Quieren autonomía? Autonomía hasta las canastas, pero con cero recursos. Pero así lo asumimos. Estos hospitales que se caían a pedazos, había huelgas de los trabajadores de salud cada mes. El padre Mateo dijo que el Oncológico parecía un leprosorio. Si la Alcaldía municipal, que tiene tres o cuatro veces más presupuesto que la Gobernación, no había podido darle un adecuado manejo, nosotros tuvimos que darle el 30% de nuestro presupuesto a salud, y no solo el 10% como pedía el padre Mateo.



Hubo un pronunciamiento del Servicio Estatal de Autonomías (SEA) que indica que no se vulneran las competencias ni la Ley de Autonomías y por ese motivo el gobernador Patzi tuvo que firmar. ¿Usted critica ese informe?

Yo no entro en el tema de críticas, tampoco en la cuestión de lo que Patzi puede hacer. Aquí se maquilla algo para darle salida a alguna persona que ya quiere firmar el convenio, puede ser el caso Patzi, no lo sé. Aquí el tema es principista, el tema es que hay una Ley Marco de Autonomías. El tema es que hay competencias que nos traspasaron hace cinco años y esa es una competencia compartida, pero es una competencia de la Gobernación de Santa Cruz. Así reza la ley, los decretos y todo lo demás. Cuando la ministra dice que la propuesta del gobernador Costas es demagógica, que es hacer salud “con nuestra plata”, se olvida que no es su plata, que es plata de los bolivianos. Resulta que yo estoy malversando fondos desde hace años. Son casi 1.980 ítems que pagamos y eso es competencia del Gobierno, y ella lo sabe. Son Bs 220 millones que todos los años el pueblo cruceño paga y es malversación de fondos para no dejar a los hospitales sin personal.

¿Qué implica no firmar el convenio del SUS? ¿Los hospitales de tercer nivel no van a aceptar a pacientes que son derivados de los centros de primer y de segundo nivel cuando se necesiten?

No, porque lo esencial que estamos discutiendo acá es darle el mejor servicio de salud a la población. Creo que hoy, época electoral, el Gobierno después de 13 años quiere implementar un SUS en ocho meses. Los seguros de salud universal se han creado autónomamente. No se olvide que el primero en crear un seguro de salud fue Ernesto Suárez, cuando era gobernador de Beni y luego lo hizo Mario Cossío cuando era gobernador de Tarija. Entonces, no nos hagamos los inventores de la pólvora. El propio presidente reconoció que no se hizo nada en 13 años porque fue mal asesorado, ahora da un poco de susceptibilidad que, en ocho meses, por única vez, el Gobierno invertirá $us 200 millones. En esta campaña electoral, poner $us 50 millones a la salud, por ejemplo, da para comprar equipos, da para poner algunos ítems, demostrar que hemos sido ineficientes nosotros. Pero, ¿qué va a pasar con la salud después de las elecciones? Va a ser catastrófico.



¿No hubo forma de negociar en bloque, como gobernaciones en general, como municipios en general?

Sería lo más sensato, pero usted sabe bien que cuando aquí entra la politiquería, peor cuando hay un tema electoralista, aprieta lo autoritario y es ahí cuando yo soy la única Gobernación opositora.

¿Ni siquiera Oliva, en Tarija?

Bueno, me guardo comentario, pero no me diga Patzi. He peleado solo el pacto fiscal y ahí no hubo ni Tarija, que fallaba a todas las reuniones, ni Patzi que iba de vez en cuando. Ahí viene un tema fundamental. Si nosotros ofrecemos 136 prestaciones más del seguro SUS que ofrece el Gobierno, ¿por qué querer que la salud se iguale para abajo?

La ministra les ha respondido que ellos ofrecen más de 1.300 prestaciones, que van a ir aumentando paulatinamente y que son cuatro veces más las prestaciones que ofrece Santa Cruz.



Bueno, ahí vamos a entrar en un tema de quién da más y yo te ofrezco una tapita que dice premiada. La ministra no puede decir que va a ofrecer más prestaciones, por una cosa sencilla: nosotros somos los únicos que damos radioterapia, porque tenemos un acelerador lineal y porque hemos puesto braquiterapia. Pero, además de esa situación que no debe ser pulseada política, ahí debemos todos converger en un diálogo, como se debió hacerlo, sin ningún tipo de amenazas, sin mandar gente a la Gobernación. Debemos sentarnos y buscar el mejor seguro universal, sostenible y coherente. Pero, por Dios, que no sea para estas elecciones. El único que no está en campaña electoral soy yo. Invertir en salud es como invertir en una olla grande que no se nota, en un pozo sin fondo. En resumen, este es un tema tan sensible y se lo usa en campañas políticas. Que no sea para estas elecciones, sino van a seguir engañando a la gente.

¿Esta dispuesto a negociar un seguro o sistema de salud para 2020, 2021, alejándolo de la política nacional y subnacional?

Eso es lo que se debe hacer. Debemos descontaminarlo del proselitismo político. Y ahí viene una cosa muy clara, yo no voy a ir de candidato a gobernador, ya lo saben ustedes que es por un tema de principios, y yo no miento.

Sí, ¿lo más probable es que opte por otro cargo electivo con tres veces más presupuesto y un territorio más chico (la Alcaldía)?

¿Y si fuera así? Es mi derecho y la Constitución me lo permite, y de repente este pueblo quisiera tener un alcalde como el gobernador, que medianamente ha hecho una gestión con justicia social y ha aplicado un modelo de desarrollo con justicia social. Es mi derecho.

¿Qué aplicaría de lo hecho en la Gobernación en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra?

Si fuera alcalde, lo primero que haría es convocar un referéndum y le preguntaría si estaría de acuerdo que se ponga en marcha el sistema de transporte que nos ha asesorado el JICA para la Gobernación, el BRT de forma estructurado y vertebrado a la metropolización de la ciudad. Y va a haber un 90% que dirá sí, porque se está colapsando el transporte. Preguntaría también si está de acuerdo con la metropolización de la Gran Santa Cruz para solucionar el tema del drenaje, donde entren los temas de transporte, residuo, medioambiental, agua. El 99% de la gente va a decir sí. La tercera pregunta sería si está de acuerdo que se ordenen de verdad los mercados, que a los gremialistas se les dé su lugar, que se los pueda hacer parte de soluciones, pero no quieren, van a tener que cumplir con la legalidad del que ganó las elecciones y la legitimidad de la democracia directa.

¿Cuál es el pecado de Percy Fernández o de este gobierno municipal?

No soy juez ni asesor, no estoy hablando de Percy, sino lo que necesita Santa Cruz; venga Percy, Rubén, Roly, el que venga. Hago propuestas que me parecen interesantes, pero para que se cumplan. Habría una cuarta pregunta, porque todo es con educación, pero también con autoridad. La guardia municipal que ha hecho Percy me parece interesante, pero le preguntaría al pueblo si está de acuerdo que gaste recursos en capacitarla para hacer cumplir el reordenamiento de la ciudad, porque ustedes saben el bodrio que se le va a venir al alcalde que quiera hacer esto, con un sinnúmero de sindicatos de transporte y gremialistas. Necesitás autoridad y hacer las cosas bien. Dice nuestro amigo Carlos Hugo Molina que Bolivia va a tener 15 millones de habitantes y Santa Cruz va a tener la mitad. Llegan aquí 70.000 ciudadanos al año y no pueden haber ciudadanos de segunda o de tercera, tenemos que ser todos iguales. No podemos seguir haciendo crecer los anillos de pobreza, porque Santa Cruz es bonito hasta el cuarto anillo, pero va al octavo o noveno y ve casitas de calamina, sin agua ni luz. En las provincias nos ha ido muy bien, hemos pasado de menos de la mitad a casi el 100% de cobertura, y ese es un trabajo contra la extrema pobreza.

Siempre y cuando el sistema de redistribución llegue a tiempo y no tarde 10 años en actualizarse…

Por eso peleamos por el pacto fiscal. Ya ganamos la batalla que vengo diciendo desde el 2004, con el nuevo memorándum, que decía que dejemos de lamentarnos, que asumamos un rol protagónico en nuestra patria. A eso le aumento que dejemos de hacernos los forzudos, cuando nos dicen que somos la locomotora del desarrollo. La locomotora tiene que ser el equilibrio para este país, tiene que ser para manejar los destinos de este país porque corresponde, porque lo asumimos, no porque nos toca, sino porque hay un compromiso con nuestra patria.

¿Por qué no quiso ser el conductor de la locomotora, por qué se bajó de la batalla presidencial? Usted ha dicho que no hizo un partido para ser caudillo, pero en la hoja de ruta de Demócratas estaba usted como candidato a la Presidencia.

Primero: Demócratas se creó para acabar con la tesis infame de que no hay un partido cruceño con visión nacional. Segundo: decían que era imposible que subamos a la cordillera de los Andes. Ahí está, ganamos dos veces la Alcaldía de Sucre y ganamos la Alcaldía de la Llajta, por eso el pobre José María (Leyes) está donde está. Potosí es Demócratas. Por dos puntos perdimos la Alcaldía en la anterior elección porque el señor Doria Medina no quiso bajarlo a su candidato. Ese es el avance de una doctrina que es la democracia social y de un esfuerzo de asumir un rol protagónico para buscar los verdaderos equilibrios, sin caudillaje. Demócratas tiene que ser un partido que perdure, que forme juventudes. El día en que tenga la edad de jubilarme y sea un anacrónico, le voy a pedir a usted que me diga que me vaya, que dé lugar a los jóvenes, que no hagamos un feudo y que dejemos espacio. Vamos a ir por la Presidencia de la República, aunque hicimos todo para buscar una concertación nacional, hablamos con todos: Carlos Mesa, Jaime Paz, Víctor Hugo Cárdenas, líderes locales como Adrián Oliva. Le dimos toda la oportunidad renunciando a ser candidato, pese a ser el partido mayor de oposición, el que tiene más militantes.

Usted lo anunció por Twitter, en una respuesta a Samuel Doria Medina...

¿Por qué no fue Rubén? Voy a ser muy sincero. Primero, teníamos una plaza como Chuquisaca, donde habíamos ganado dos veces la Alcaldía; habíamos ganado Cochabamba y estábamos con concejales en toda el área metropolitana de la Llajta. Tengo una fortaleza, me quieren mucho en Beni, algo en Pando, aunque ya no como antes; Tarija siempre fue opositora, Potosí lo es hoy y ‘Lucho’ Revilla había hecho el compromiso de ir con nosotros. Teníamos grandes posibilidades. Todo se derrumbó, como dice la canción, con Incahuasi y Cochabamba, sumada la alianza de Lucho Revilla con Carlos Mesa. Eso hizo que no fuera mi tiempo y lo vi claro. Tampoco podía poner en riesgo un proyecto político por capricho. Además, había un candidato que viene preparándose hace mucho, que es mucho más joven que yo y ha destapado el tema de corrupción con el Fondo Indígena, los taladros de YPFB, Óscar Ortiz. Es un hombre con una moral intachable, muy valiente, es renovación, no es más de lo de ahora, pero tampoco es del pasado.

Pero las encuestas no lo acompañan, ¿cómo lo ve?

Siendo realista, no digo que está bien, pero lo vería de otra forma. Óscar empieza con 3%, pero ahora está sobrepasando el 10%. Óscar está yendo a todas partes de Bolivia, en contacto con toda la gente y transmitiendo nuestra propuesta. Hay otro candidato ahí, pero que no es legal, y está estancado hace tiempo y ustedes lo saben. El otro candidato, don Carlos Mesa, tampoco ha decolado, está de bajada.

Es un vaivén, sube y baja.

Bueno, ese sube y baja a veces es peligroso, a veces se vuelve dramático. Hay una candidatura sólida, que va creciendo y ahora que hay un conocimiento sólido de lo que es Óscar. Aunque parezca mentira, Óscar, que ha hecho un trabajo extraordinario, tenía un bajo conocimiento entre la gente. Tenía un 20% de conocimiento y ahora estamos llegando al 60%, y a partir de ahí va a haber un crecimiento mucho más rápido. Mientras uno esté estancado y otro esté bajando, “meus parabens” (mis felicitaciones), como dicen los brasileños.



 




En esta nota