SANTA CRUZ

De Santa Cruz a Alaska en moto, el viaje de Hugo Coto


Una travesía de 45 días fue la que llevó a cabo este arquitecto boliviano para llegar hasta el estado de Alaska, en el extremo norte del continente americano

En el ingreso a Alaska, estado perteneciente a Estados Unidos. Coto Moreno se quedará por unos días allí / Foto: Hugo Coto Moreno

18/06/2017

Durante muchos años, el arquitecto cruceño Hugo Coto Moreno soñaba con poder hacer un viaje que atravesara todo el continente americano, desde su ciudad natal hasta el último estado en el norte de esta parte del mundo, que viene a ser Alaska.


Hace unos días, Coto Moreno, un arquitecto de 62 años, cumplió ese sueño, después de 45 días de recorrido llegó a Alaska a bordo de una motocicleta Yamaha Super Ténéré, de 1200 cc, y ahora está disfrutando de la estadía en este frío estado perteneciente a Estados Unidos.


El trayecto
Coto partió de Santa Cruz el 1 de mayo. Fue un trayecto tranquilo, según mencionó a EL DEBER. Avanzó directo hasta Bogotá, en Colombia. Desde allí hizo el único trayecto de su viaje en otro vehículo, ya que hasta Panamá solo se puede llegar en avión o en barco.


“Escogí el avión porque por barco tomaba más de cinco días arribar a Panamá”, explicó el motoquero. 
La travesía continuó por toda América Central hasta llegar a México. “En México me fui por el estado de Baja California, uno de los lugares más hermosos por los que pasé. Después continué por Mazatlán, hasta finalmente llegar a Tijuana, en la frontera con Estados Unidos”, recordó Coto.
En el coloso de Norteamérica se fue bordeando todos los estados de la costa del Pacífico, como Los Ángeles, Seattle y Portland, hasta que alcanzó un nuevo país, Canadá, que lo atravesó por Vancouver. De ahí hasta Alaska.

Compañera de ruta
“Este viaje lo tenía planeado desde hace muchos años. Es un sueño cumplido, una cosa  que creía imposible. La idea era atravesar todas las Américas, conocer toda la gente. Ver todos los colores de los países. Hablar con sus habitantes”, explicó Coto.


El viajero dijo que no tuvo ningún incidente que lamentar en ningún país, solo en algunos tramos le fue más difícil conseguir combustible, pero por lo demás fue un viaje tranquilo.
Con Coto Moreno viajó su esposa, Nory Castedo, aunque ella solo “aguantó” hasta Los Angeles, comentó. “Ahora yo regresaré y nos veremos allí”.


Coto dijo que hizo este viaje solo porque ninguno de sus compañeros de ruta habituales se animó. “Es muy difícil encontrar a otro loco que quiera hacer esto”, bromeó. 



En esta nota