EN SANTA CRUZ

El Sedes confirma otra muerte por influenza en Santa Cruz


La víctima es un hombre de 62 años, que vivía en Yapacaní. Falleció en Montero a causa de la gripe, pero tenía enfermedad de base, es decir, hipertensión y bronquitis crónica

Funcionarios del Sedes a la cabeza del director, Joaquín Monasterio
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

24/05/2018

El comité científico del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz confirmó este jueves un nuevo deceso por influenza en el departamento. El fallecido es un hombre de 62 años de edad, que vivía en Yapacaní y que murió el 12 de mayo en una clínica privada de la ciudad de Montero, a donde había sido derivado por su delicado estado de salud.

Joaquín Monasterio, director del Sedes, indicó que el paciente sufría de hipertensión y de bronquitis crónica. Indicó que el hombre empezó a sufrir los síntomas de la gripe el 3 de mayo, pero recién acudió a un centro de salud de Yapacaní seis días después. Por la gravedad de su estado, fue derivado a una clínica en Montero, donde finalmente falleció.

Con este caso ya son 23 las personas fallecidas por influenza en el departamento de Santa Cruz.



"Esta epidemia de influenza es una de las más fuertes que tenemos, es más fuerte que la de 2016, año en que también hubo fallecidos", dijo Monasterio en rueda de prensa e instó a la población de riesgo a acudir a los centros de salud para hacerse vacunar, pues hay bastante dosis.

Según la autoridad sanitaria, hasta el momento ya han sido vacunadas 120.000 personas en el área urbana y otras 60.000, en el área rural. Explicó que 241.000 dosis fueron distribuidos en la capital cruceña y 209.000 en el área rural. 

 Monasterio también rechazó las declaraciones emitidas por un asambleísta del MAS que puso en dudas el buen uso de las vacunas. "Todas las vacunas están distribuidas en todas las redes de salud, aquí no hay vacunas escondidas. Se está vacunando a los menores de 2 años, a los mayores de 60 años, a las embarazadas y las personas con enfermedades de base. Aquí no hay que asombrarse que también se vacune a los periodistas, al personal de salud, de la Gobernación y asambleístas, porque, aunque no son grupos de riesgo, están expuestos al contagio por la labor que cumple. Las declaraciones del asambleísta son políticas y solo buscan perjudicar la imagen de la Gobernación", expresó.   



 




En esta nota