SANTA CRUZ

Conductor que huyó va preso y puede ser condenado a 8 años


Los argumentos de los abogados defensores del joven, no fueron suficientes para evitar que sea encarcelado

El joven chef salió ayer enmanillado de la casa judicial. Deberá defenderse desde Palmasola del caso
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

05/07/2017

Las situaciones que rodearon las horas y los minutos previos al accidente de tránsito en el que se vio involucrado Jorge Luis Nolivo Febres, terminaron por condenarlo. El joven chef estaba al mando de un vehículo sin licencia de conducir, se pasó el semáforo en rojo y, por versiones de los amigos que lo acompañaban, habría estado consumiendo bebidas alcohólicas hasta el amanecer.   

Nolivo fue enviado ayer preventivamente al penal de Palmasola por el juez Martín Camacho, que encontró indicios de culpabilidad en su contra por los delitos de homicidio y lesiones gravísimas en accidente de tránsito, conducción peligrosa y omisión de socorro. Además, la documentación que presentó el procesado para justificar un trabajo y un domicilio conocido no cumplían con las formalidades jurídicas requeridas, por lo que no fueron consideradas como adecuadas en la audiencia.
El fiscal Marcelo Saldaña, justificó su solicitud de encarcelamiento basado en las pericias de campo realizadas por los policías de Tránsito y por los testimonios de quienes lo acompañaban al momento del siniestro.

Tanto Mateo Mier Baya, como Carla Infante, indicaron en sus declaraciones que estaban bebiendo con Nolivo horas antes del choque, razón por la cual los abogados de ambos se sumaron a la denuncia del Ministerio Público, pero la mamá de la muchacha, que aún está internada en una clínica privada, firmó un desistimiento con la familia del procesado horas antes de la audiencia.

Esto no sumó a favor del imputado, ya que pese al desestimiento y al pedido de disculpas que hizo, el juzgador ordeno su encarcelamiento afirmando que para él “no hay la duda de que estaba consumiendo bebidas alcohólicas”.



Condena de 8 años  
El juez Camacho al momento de fallar en este caso, hizo una amplia fundamentación de su decisión. Precisó que un accidente de tránsito ocurre cuando un conductor tiene una impericia imprevista y que este término no puede utilizarse para lo ocurrido el jueves pasado en la zona del cambódromo. 

Dijo que deja de ser accidente cuando hay conducción peligrosa, no se tiene licencia para guiar un rodado y esta situación se agrava, si además lo hace bajo influencia alcohólica, omite socorrer a las víctimas y se escapa del lugar del hecho.
El joven puede ser condenado, al final de este proceso, entre 5 y 8 años de prisión. 



 




En esta nota