Santa Cruz

Condenan a 25 años de cárcel a homicida de menor


Se sometió a un juicio abreviado. El sujeto atacó con cuchillo a su expareja y dejó heridos a tres hermanos 

Javier Cruz Espinoza en plena audiencia ante un juez de Montero, donde aceptó someterse a un procedimiento abreviado

23/12/2016

El hombre que en estado de ebriedad y con cuchillo en manos acudió a la casa de su exconcubina en Yapacaní, donde se involucró en una riña que acabó con la muerte de una adolescente, de 14 años, fue condenado ayer a 25 años de cárcel en una audiencia de procedimiento abreviado.

Se trata de Javier Cruz Espinoza que, según las investigaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia y de la Fiscalía, el miércoles decidió acudir a la casa de su expareja, Edelmira Villalba Rodríguez,  para hacerle algunos reclamos sentimentales. 

Al ingresar a la casa empezó a agredirla con el cuchillo, por lo que los hermanos de la mujer salieron en su defensa. En la  pelea de produjo forcejeos, resultando herida de gravedad la adolescente, que minutos después falleció. También sufrieron lesiones Edelmira y sus hermanos Elsa (27) y Gustavo Villalba (22).

El fiscal Lucio Hinojosa imputó al agresor por los delitos de tentativa de feminicidio, homicidio y lesiones graves. 
El juez de Montero, Róger Salvatierra, condenó a Javier Cruz, que aceptó su culpa y de inmediato fue enviado a la cárcel de Montero para cumplir su pena.

Tres hijos y la tragedia 
El hombre, tras aceptar su culpabilidad y el juicio abreviado ante la Fiscalía, reveló una historia por detrás. Según las pesquisas, tiene tres hijos con su expareja Edelmira. Ella hace casi dos años que decidió irse a Chile en busca de trabajo y dejó a sus hijos en poder de su padre. En diciembre del año pasado retornó al país y se llevó a los chicos.

El miércoles 21 por la mañana llegó de Chile con los niños y en la noche Javier Cruz Espinoza fue a la casa en estado de ebriedad y discutió con ella por problemas sentimentales. 

Cuando el juez de Montero le preguntó si estaba de acuerdo con el procedimiento abreviado y aceptaba su culpabilidad en el hecho, el imputado respondió que sí. También respondió que fue un acto voluntario el acep-tar su culpa y que nadie lo presionó 



En esta nota