SANTA CRUZ

Justicia envía a la concubina de Oti a la cárcel de Cochabamba


La mujer fue aprehendida el fin de semana cuando intentaba transferir un vehículo, un arma y una alta cantidad de dinero. Por su seguridad, según las autoridades, no será privada de libertad en Palmasola sino en una cárcel de la Llajta

La defensa de la concubina del Oti considera que esta corre peligro en Palmasola. Foto Gabriel Vasquez
Escuchar el artículo Pausar Lectura

26/03/2018

El juez Luis Esteban Loza tomó la determinación de enviar a la cárcel de San Sebastián, en Cochabamba, a Lilian Aderly Ibáñez, concubina de Víctor Hugo Escobar (alias Oti), acusada de estar vinculada en una serie de hechos delictivos relacionados con extorsión.

De acuerdo con declaración de Gonzalo Medina, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), la concubina del Oti fue aprehendida este fin de semana cuando intentaba transferir un vehículo, además de una fuerte suma de dinero y un arma de fuego.

Tanto la Fiscalía como su defensa solicitaron que su detención preventiva sea fuera de las murallas de la cárcel de Palmasola, ya que temen por su vida.

El juez Loza determinó que su detención sea en la cárcel de San Sebastián de mujeres en Cochabamba, luego de que la fiscal Mariela Toledo la imputara por portación ilegal de arma y otros delitos.

Pero además de los temores que el Ministerio Público y los abogados de la defensa de la procesada han hecho conocer al juez sobre la concubina de Oti, también se ha pedido considerar los nexos que puede reactivar Lilian Aderly con reclusos que eran parte del entorno del exmandamás del penal, que aún no han sido retirados de Palmasola y pueden reactivar los abusos de años anteriores.

Lilian Aderly de 25 años, natural de Camiri, que en las primeras indagaciones policiales reveló que recogía al día entre Bs 7.000 y 8.000 de los giros que hacían en favor de su pareja víctimas que eran presionadas dentro del penal o los familiares, que estando en libertad tenían que conseguir los montos que pedía el recluso para evitar que sus seres queridos continúen siendo abusados. 

Al mes la mujer ingresaba a Palmasola entre Bs 20.000 y 30.000, dinero que el recluso manejaba desde la cárcel.

Si no tenían dinero en efectivo, Oti aceptaba vehículos e inmuebles a cambio de dejar en paz a estas personas. Se sabe que con estos mismos métodos el recluso consiguió lotes de terreno y varios vehículos.



 




Notas Relacionadas



En esta nota