SEGURIDAD

Celos y alcohol propiciaron intento de homicidio


Según la Policía, pandilleros proporcionaron el arma. La mujer del autor del disparo era exnovia de la víctima 

Durante la inspección al lugar del hecho en el barrio Villa Moderna, el joven relató todo lo sucedido a los fiscales y policías

30/09/2017

“Le disparé por celos”, aseveró Juan Jumachi Chávez (19), cuando la fiscal Aidé Banegas, ayer en el lugar donde sucedió el hecho, le preguntó el motivo por el cual disparó contra su amigo Fernando Antezana (20) la madrugada del lunes en el barrio Villa Moderna del Plan Tres Mil, cuando ambos compartían bebidas alcohólicas. 

El autor del hecho es amigo de la víctima, quien está internado en el hospital Japonés con una bala alojada en su cabeza y su diagnóstico es reservado. Además del autor confeso del disparo, están aprehendidos su pareja y un cómplice. 

Triángulo amoroso y pandilla
Para la Policía, el móvil del hecho tiene tintes pasionales, ya que la pareja de Juan Jumachi, identificada como Alison R.B., hace unos años fue novia de Fernando. “Él me había dicho que era un mal amigo porque yo estaba viviendo con su excorteja”, dijo Juan, durante la inspección al lugar del hecho. 

Los dos amigos se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas durante dos días y la noche del domingo se encontraron con miembros de una pandilla y se sumaron a ellos. “Mientras charlaban, uno de los pandilleros mostró un arma de fuego. En determinado momento, Juan le pidió que se la prestara, se fue por detrás de su amigo y le disparó en la cabeza”, explicó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) del Plan Tres Mil, Rolando Gutiérrez. 

Así también se indicó que la mujer del autor del hecho fue aprehendida porque en sus declaraciones intentó encubrir a su pareja diciendo que él había llegado a su casa en horas de la tarde. Sin embargo, luego en su domicilio se halló sus prendas manchadas de sangre. 

El otro aprehendido, Luis U.M., fue uno de los testigos del hecho aunque, según el autor, quien le prestó el arma está prófugo. 

“Luego del disparo, estando herido, él (Fernando) se levantó y me reclamó por qué le disparé. Lo levantamos y caminamos tres cuadras para llevarlo a mi casa, pero no aguantó más y cayó, por eso lo dejamos ahí junto al puente”, contó Juan. El dueño del arma le dijo que el problema ahora era suyo, por lo que Juan optó por botar el arma al monte. 

Juana Pérez, tía de la víctima, dijo que la joven fue novia de Fernando hace varios años y por un corto tiempo, y que el autor del disparo y su sobrino eran amigos de mucho tiempo atrás. 






e-planning ad