Talento Urbano

Bombos y tambores por los derechos de la niñez


A través de esta organización, niños y jóvenes han encontrado una alternativa para escapar de las pandillas, de las drogas y de otras situaciones de riesgo



18/12/2016

Los bombos y tambores de Talento Urbano suenan desde 2011, cuando Gilberto García Zabala reunió a un grupo de 10 niños en el barrio Estación Argentina para enseñarles a tocar algunos instrumentos musicales. 

Después de cinco años de trabajo, la agrupación convoca anualmente a un promedio de 25 niños y jóvenes, que encuentran en la música una alternativa para escapar de las situaciones de riesgo, como las pandillas y la drogadicción. 

García tiene experiencia en temas de defensa de los derechos y manifestaciones artísticas, participó en la Unión de Grupos Culturales en la década de los 80 y trabajó en instituciones pro niñez y adolescencia. Cuando empezó a promover su iniciativa, los instrumentos eran difíciles de encontrar, por lo que tuvo que aprender a fabricarlos con latas de thinner y baldes vacíos. 

Familias involucradas
El grupo ha crecido gracias al esfuerzo y la constancia de sus integrantes, que no faltan a los ensayos y se comprometen con las actividades. Además, el apoyo de los padres es vital, porque son quienes incentivan a los niños a seguir tocando. “Talento Urbano me ha ayudado a no estar en la calle, a dedicarme más al arte, a mejorar en los estudios y saber compartir con los demás”, comentó Luis Gabriel García, hijo de Gilberto, que toca el repique y dirige las presentaciones del grupo. 

Sus dos hermanos también tienen responsabilidades asignadas. La mayor, Laura Jimena, estudia Comunicación Social y es la encargada del registro audiovisual; y la menor, Ana Victoria (6), está iniciando su formación musical.

El grupo ha participado en eventos culturales y actividades con temáticas sociales de prevención de la violencia, promoción de los derechos y defensa de la niñez y adolescencia. La mayoría de los integrantes son del barrio Estación Argentina y este año Gilberto llevó la samba reggae de Talento Urbano al Plan 3.000, para formar una escuela de percusión. “Queremos seguir difundiendo nuestra técnica artística que nos ha enseñado a vivir mejor como humanos”, manifestó Gilberto, que organizó un encuentro de samba reggae en octubre, en el que participaron dos colegios y los grupos Teatro a Pie, del Plan 3.000 y ACME, de Los Chacos. 

Las dificultades que enfrenta el grupo están relacionadas con la falta de reconocimiento de las autoridades y de algunos funcionarios municipales, que en varias ocasiones les han cerrado las puertas de bibliotecas y centros culturales. Respecto al financiamiento económico, los jóvenes ingenian maneras de recaudar fondos para comprar sus instrumentos y autosustentarse


 




En esta nota