SANTA CRUZ

Amenaza de huelga y ultimátum de ediles presionan al alcalde


La carta no pudo ser entregada por la ausencia de la directiva del Concejo. Franz Valdez se aferra al cargo

La dirigencia cívica de Camiri amenaza con reanudar los bloqueos de carretera para presionar a Valdez

20/06/2017

El alcalde de Camiri, Franz Valdez Torrico (MAS), tiene dos frentes que lo presionan para que deje el cargo. Ahora, los siete concejales (cuatro del MAS y tres de Demócratas), a través de una carta, le dan tres días hábiles de plazo a partir de la recepción de la misiva para que pida licencia temporal al cargo, de lo contrario advierten que de incumplir ese plazo, el Concejo se reserva el derecho de actuar conforme al ordenamiento jurídico. 

A la presión política que ejercen ahora los siete munícipes se suma la amenaza que hace el presidente del Comité de Huelga de Camiri, José Gilmar Calvo, que desde la plaza 24 de Septiembre de la capital cruceña advirtió ayer que si Valdez no se aleja del cargo en el plazo que da el Concejo, se reiniciarán los bloqueos y se instalarán piquetes de huelga hasta que se concrete un referéndum revocatorio de mandato.

“Camiri merece progresar y no puede ser que este señor no haga ni una obra. El pueblo se cansó”, expresó Calvo y evitó explicar por qué ya no se pide la renuncia de los concejales. 

El viernes, los siete munícipes se reunieron por más de 10 horas en las instalaciones de la Capitanía Kaami, donde redactaron una carta en la que dan el plazo de tres días hábiles a Valdez para que deje el cargo. La misiva fue firmada por el presidente del Concejo, Carlos Arispe (MAS); el vicepresidente Carlos Hoyos (Demócratas y afín al MAS); la secretaria del Concejo, Wilma Medina (MAS); además de los ediles Carlos Gambarte y Sofia Aguirre, ambos del MAS, y Richard Moreno y Goldy Ruiz, de Demócratas. 

La reacción 
En caso de que el alcalde no acate el plazo, los munícipes no descartan abrirle un proceso aduciendo abandono del cargo y así hacer viable su alejamiento del ejecutivo. Sin embargo, el alcalde Valdez afirmó a EL DEBER que está trabajando, pues ejerce el cargo desde las oficinas de Desarrollo Humano, de Catastro y de otras dependencias del municipio para cumplir con el mandato pese a la presión política que ejerce la dirigencia cívica.

Ayer por la tarde, comerciantes, transportistas y de la Central Obrera Regional salieron en marcha para respaldar al burgomaestre. 



Notas Relacionadas



En esta nota



e-planning ad