RURAL

Sylvia Monasterio: 'Los grupos Crea son pilares de desarrollo técnico'


AB-CREA busca que sus asociados estén a la vanguardia de los cambios y las tecnologías que surgen, con énfasis en la investigación constante


Sylvia Monasterio Foianini
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/04/2019

El movimiento Consorcios Regionales de Experimentación Agropecuaria (CREA) nació en Argentina en 1950.

Se trata de una asociación civil, sin fines de lucro, apolítica, donde sus miembros, los grupos CREA, están integrados por productores agropecuarios, cuyo objetivo es promover el desarrollo integral del empresario del agro.

En el país, la Asociación Boliviana de Grupos CREA (AB-CREA) fue fundada oficialmente en 2009, sobre la base de algunos conjuntos que ya venían funcionando de forma aislada.



Desde enero de este año, una mujer preside esta agrupación. Ella es Sylvia Monasterio Foianini, gerente propietaria de la empresa agropecuaria Arcoíris.

¿Cuántos grupos de esta naturaleza hay en el país?

Hay 21 grupos activos, la mayoría en el oriente, entre ellos ganaderos, agrícolas (muchos mixtos), lecheros, confinamiento; y dos en formación.

¿Cómo ingresó a CREA?



Fui invitada en 2009 por amigos productores de caña, quienes estaban en los inicios de la formación. Desde el punto de vista de mujer agropecuaria, me sentí muy a gusto compartiendo los valores y la metodología CREA. Estos grupos son pilares de desarrollo técnico.

 ¿Cuáles son los fundamentos en los que el grupo sustenta sus principios?

La cultura organizacional se centra en seis valores fundamentales: integridad, compromiso, respeto, trabajo en equipo, solidaridad y generosidad, y búsqueda de la excelencia.

Además, hace énfasis en generar información técnica y económica para la toma de decisiones.

¿Cuántos socios hay en cada grupo?



Generalmente son de 10 a 12 productores por grupo

¿Cuál es el requisito básico para ingresar a AB-CREA?

Ser un productor agropecuario que concuerde con los valores CREA, dispuesto a compartir sus experiencias e ideas, a fin de tomar buenas decisiones para su actividad.

¿Cada qué tiempo se reúnen los grupos?

Una vez al mes, rotativamente, en cada uno de los campos de los miembros.

Hace dos semanas se reunieron en Anapo, ¿qué tema trataron?

Se realizó el Taller de Formación de Asesores para aumentar nuestra red de intercambio

¿Cuál es su plan de trabajo como titular de AB-CREA?

Continuar construyendo el prestigio y respeto institucional haciendo énfasis en la transparencia, ética y justicia. Mi sello personal, como lo tiene cada presidente, es que nuestras reuniones empiecen con oración, reconociendo que Dios está por sobre todo.

El plan contempla cumplir con las expectativas de los miembros, generando más información y experimentación técnica e innovadora; realizando plataformas comparativas de índices productivos entre grupos afines; equipando a la dirección organizacional con herramientas para lograr estos objetivos a través de nuevas unidades; buscar que la asociación se consolide y crezca en número de grupos expandiéndose a nuevas regiones productivas y otros quehaceres como porcinos, arroceros, avícolas y otros.

¿Cuándo será el siguiente día de campo del grupo?

En Trinidad, el 17 de mayo. Será la primera reunión oficial en otro departamento. El 28 de junio, en Okinawa, se realizará la Jornada Técnica Agrícola (JTA).

INTERNACIONAL

Un parto calificado de “muy extraordinario”, se produjo en la única ganadería ecológica de León (España). Una vaca, que cuando era ternera le pusieron el nombre La Liebre, parió cuatro terneros (dos mayos y dos hembras), a los cuales su propietario, Arsenio Rodríguez, los bautizó como Rosa, Amapola, Juan y Mario.

Los cuatrillizos de La Liebre “están muy bien”, dijo Arsenio.

“Han sobrevivido los cuatro y un buen síntoma de la salud de la que gozan es el hambre que tienen. Todos están tomando leche de su madre y también de biberón porque la vaca no tiene lo suficiente para los cuatro”, agregó.

Recuerda que en su ganadería, que es mediana, otras tres vacas han parido gemelos y que suelen tener varios partos múltiples todos los años, pero como máximo eran dos, hasta ahora, pero lo de la Liebre “es fuera de lo normal”.

Relata ahora, al mirar hacia atrás, al momento en que le puso el nombre La Liebre, que fue como si hubiese vislumbrado el futuro, pues las liebres tienen hartos hijos.