RURAL

El Torno consolida la cría exitosa de gallinas de corral


Impacto. La avicultura familiar o campesina es una actividad muy productiva en el país, que da seguridad alimentaria a los hogares

Con 50 gallinas que recibieron en la primera entrega; hoy son criadores y productores que abastecen a toda una comunidad

03/07/2017

Además de su pintoresco paisaje, El Torno es centro de una gran variedad de productos del campo. Es un municipio, cuya principal actividad económica es la agropecuaria.

Mediante un programa para mejorar la alimentación de familias de escasos recursos y que dé seguridad económica, la Gobernación entregó de a 50 gallinas ponedoras a 30 familias. También se les brindó capacitación a quienes se interesaron para ser protagonistas de su propio emprendimiento.

En una reunión en la plaza principal, que se caracteriza por la alegría de los niños corriendo alrededor de ella, se juntaron representantes de estas familias para tomar la iniciativa de criar aves y producir huevos.  

El seguimiento de los especialistas de la Gobernación fue durante las primeras 18 semanas, luego dieron por concluido el proceso de capacitación, dejando a los habitantes de las comunidades listos para producir.

Con el transcurso de los días se vieron los primeros resultados, las gallinas comenzaron a poner huevos y las pequeñas economías familiares de a poco remontaron hasta alcanzar resultados sorprendentes.
Jorge Chávez, quien encabezó el programa en ese municipio, asegura no haber pensado en el éxito que iba a traer el proyecto de avicultura familiar como fue denominado.

Jorge, desde su oficina en la gobernación, recuerda que instruyeron a los 30 comunitarios a buscar en la avicultura el negocio de la venta de huevos.

Los resultados fueron positivos. El municipio se convirtió en el primer productor de este alimento abasteciendo al principal mercado de Santa Cruz, el Abasto.

El programa de avicultura familiar llevó a los beneficiados a convertirse en emprendedores.
Irma Carvallo es una productora que abastece a la comunidad de Sagrado Corazón. Desde su granja  habla y detrás de ella se pueden oír los cacareos de sus 100 gallinas, que tuvo que adquirir luego de ver que su comunidad le demandaba más producción de ese alimento; Además, ante el impacto socio-económico que tuvo el proyecto de avicultura, se decidió desde la Go-bernación impulsar una feria en donde el propósito fue que cada una de las 30 familias beneficiadas hiciera una demostración de dife-rentes platos a base de huevos.

El éxito de la feria le dio a la avicultura de El Torno una valoración más que importante.
Las comunidades, entre ellas Sagrado Corazón, representada por Irma Carvallo, siguen participando en la realización de la feria cada septiembre.

Pese a los buenos resultados que arrojó el programa, la última dotación de 90.000 aves en todo el departamento fue en 2015.

Ricardo Rodríguez, actual representante de la Unidad de Pequeños Productores, en Sedacruz, fue quien entregó las aves en El Torno y recuerda al municipio como uno de los que más supo aprovechar este programa.

Ricardo habla de la crisis del precio internacional del petróleo y de su impacto en la renta petrolera del país que disminuyó.

Ese factor, según Ricardo, hizo que se congelen varios proyectos del Estado de beneficio social, siendo la avicultura familiar uno de ellos.

Por parte del Centro de Educación Ambiental CEA, el ingeniero Gonzalo Rocha, fue coordinador del proyecto de avicultura en el municipio de Cabezas donde se obtuvo un resultado similar al de El Torno.
Se incentivó a familias a producir huevos.
Gonzalo explicó que este programa tuvo el propósito de integrar a las familias, por lo que se decidió brindarles una opción de negocio desde su propia casa.

Con la ayuda técnica del CIAT se aportó la logística técnica.
Aunque el proyecto de avicultura familiar haya caducado en 2015 por falta de recursos, los protagonistas (las autoridades de la Gobernación y las familias de los municipios) aguardan la reanudación consi-derándolo un emprendimiento necesario y exitoso. 

Apoyo del CIAT facilitó el proyecto
El Programa de Avicultura Familiar estuvo asistido logísticamente en las diferentes provincias y municipios de la mano del Centro de Investigación Agrícola Tropical, CIAT.

Juan Carlos Mejía, responsable de capacitación cuenta que esta iniciativa comenzó en San Ignacio de Velasco en 2004 financiada por el Gobierno en el plan de Sector de Sistema Boliviano de Innovación Tecnológica y Agropecuaria, donde presentaron un proyecto por 18 meses. La preocupación inicial fue la escasez de gallinas en San Ignacio y pueblos vecinos, por lo que se trajo  aves de Brasil con óptima alimentación, capaces de poner mayor cantidad de huevos, para poder entregarlas en condiciones apropiadas. 

El CIAT trabajó durante todo el programa en acuerdo permanente con los municipios, diseñó todo lo que correspondió a la construcción del refugio de las aves, comederos, bebederos y cuidados en la higiene y la alimentación.  



En esta nota