ESTUDIO

Cinacruz: la biotecnología salvará al maíz boliviano


La institución que representa a los agrónomos cruceños considera que hasta 2025 se podrá sembrar 650.000 hectáreas de maíz

Leer el artículo Pausar Lectura

05/02/2018

El Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santa Cruz (Cinacruz) sostiene que solo con biotecnología se puede salvar la producción de maíz en el país. 

El argumento es que, de seguir en las condiciones actuales, con un rendimiento que va cayendo, los productores perderán la motivación de cultivar este cereal, porque las importaciones desde Argentina resultan más baratas frente al esfuerzo regional por el autoabastecimiento. 

En un estudio titulado El cultivo de maíz en Bolivia, situación actual y perspectivas, Cinacruz considera que la siembra de maíz en Bolivia puede llegar hasta 650.000 hectáreas (h) en 2025. Justifica sus proyecciones por la necesidad de cubrir la demanda anual de los avicultores, porcicultores y otros sectores pecuarios. 
“Eso se dará cuando se apruebe el uso de la biotecnología que ya tiene un avance con la aprobación del Gobierno, de que presenten las justificaciones para el maíz, entre otros cinco productos”, indicó la presidenta de Cinacruz, Paola Román. 

Según la investigación efectuada en base a datos estadísticos sobre la producción agrícola que manejan la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT), la superficie cultivada de maíz en el país en las campañas 2016-2017 alcanzó a 425.000 h, de las cuales 201.000 h están en el departamento cruceño y representan el 47% del total nacional.

El estudio muestra que el promedio nacional de rendimiento es 2,15 toneladas (t) de maíz por h. En la región cruceña se llega a 2,46 t/h, cantidad considerada baja si se compara con la producción de los países vecinos, donde se supera las 5 t.

La institución de los agrónomos de Santa Cruz considera que en las 650.000 h proyectadas, con semillas convencionales y con los rendimientos actuales, en 2025 se llegará a producir 1,5 millón de t de maíz. 
Pero si se usa las semillas genéticamente modificadas, explica Paola Román, en esa misma superficie “se podrá aumentar el rendimiento a 4 t al 2025 y producir 2,5 millones de t”.

Cinacruz muestra, según datos del INE, que en 2016 se importó 105.000 t del cereal, “algo que no debería ocurrir tomando en cuenta el potencial que tiene Santa Cruz”, dijo Román.