RURAL

Arroz biofortificado ingresará al agro en el verano 2017-2018


Investigación. Se trata de dos variedades aptas para siembra a secano y a riego. Es el resultado de un trabajo de mejoramiento genético del Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT) que incorpora zinc y hierro

La Gobernación de Pando estimula el cultivo de este ceral con granos del CIAT / Foto: EL DEBER

05/06/2017

A la lista de 32 variedades de arroz que el CIAT en sus 42 años de vigencia ha logrado mejorar genéticamente, le añadirá dos más a fines de este año, para que sean estrenadas en la campaña agrícola del verano 2017-2018. 


La diferencia de las dos nuevas clases de este cereal con las anteriores es que tienen la cualidad de ser biofortificadas con hierro y zinc, cuyos códigos se anunciará el día del lanzamiento.
Como explica la nutricionista panameña Eyra Mujica, experta en temas de biofortificación, aunque el arroz es un alimento básico para miles de millones de personas en todo el mundo en desarrollo, el grano no proporciona micronutrientes esenciales como hierro, zinc y pro-vitamina A.
Es por eso, según la profesional, que se acuñó la expresión ‘hambre oculta’, para describir la situación de las personas que dependen del arroz.


El emprendimiento
El CIAT, que trabaja con el Fondo Latinoamericano de Arroz de Riego (FLAR),consiguió este material genético en Colombia, adaptándolo a la región y luego de algunos años de pruebas en diferentes zonas del departamento, se seleccionaron las dos variedades que serán lanzadas a fin de año, explicó Luis Ernesto Hurtado, director,  de la institución.


El proceso de biofortificación es el método por medio del cual se seleccionan varios tipos de cultivos con alta densidad de nutrientes. Esto se puede hacer por medio de las prácticas convencionales del mejoramiento genético del vegetal, por fitomejoramiento o también con biotecnología moderna, explicó la responsable del proyecto Arroz de CIAT, Juana Viruez.


El secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, Luis Alpire, indicó que de las 32 variedades de este cereal desarrolladas por el centro que tiene su campo de prueba en Saavedra (65 kilómetros al norte de Santa Cruz), cinco son las que prevalecen en el 80% de las 120.000 hectáreas que fueron cultivadas a escala nacional en 2016.


Se trata de las semillas Mac 18, Urupé, Panacú, Tari y Saavedra 44, que copan alrededor de 96.000 hectáreas, con un promedio de 2,3 toneladas de producción por hectárea. 
“Ahora la novedad es la biofortificación. Es el plus de investigaciones efectuadas en varios países del mundo, entre ellos Panamá y Colombia cuyo modelo ahora se traslada a Bolivia, donde el CIAT efectuó el proceso de adaptación. La variedad de arroz es para sistemas de secano y riego, tienen un buen promedio de rendimiento, buena sanidad tanto en piricularia y bacteriosis, enfermedades que atacaron al arroz en la campaña 2016”, expresó Hurtado. 



En esta nota