PARA ELLAS

¿Usás tu cabello como camuflaje?


Tomá muy en cuenta. El bloqueador solar ayuda a que tu acné no se vuelva oscuro. Escogé un producto que no sea aceitoso y eligí cosméticos que sean líquidos y que contengan protección UV.

Buen consejo Si tu acné es severo, no perdás tiempo y visitá a tu cosmetóloga lo más antes posible.

11/10/2017

Quizás con el cambio de estación notás la piel del rostro algo más apagada, estresada y propensa a mostrarse con rojeces, acné  o escamas, y no querés que se note por eso te peinás de manera que tu rostro quede oculto. Para poder entenderlo y saber qué hacer con estos cambios, consultamos a Nancy Eklund, nuestra asesora estética. 

El problema más común en la piel joven es el acné vulgaris, que algunas veces se convierten en pápulas, pústulas, nódulos y quistes.

Lo que está sucediendo dentro de tu piel es bastante simple, continuamente eliminando células muertas y esa es la manera que se limpia para renovarse y respirar. 

El problema comienza cuando el proceso se vuelve lento y las glándulas sebáceas y las células muertas se amontonan y obstruyen el poro, tapando la salida. Tu cuerpo no deja de producir sebo, que es un hidratante natural de la piel, o células muertas, lo que pasa es que en lugar de salir, el aceite se acumula adentro y empuja la piel hasta romperla y derramarse en la capa media de la piel. El acné florece completamente cuando la bacteria (Propinus Bacterius  Acnes)  entra en escena. 

El efecto es el enrojecimiento de la piel en las áreas infectadas.

¿Cómo luce? Se ve como un volcán en erupción. Cuando tienes acné, lo que realmente está sucediendo es que hay una batalla épica entre tu sistema inmune y las bacterias, las células y los poros tapados. Agravándose más aún si tenemos pelitos en la cara, por lo cual debemos hacer tratamiento de depilación permanente con Luz Pulsada Intensa para el rostro y tratar el acné de manera definitiva. 

¿Cómo tratar el problema?

-Usá una rutina de limpieza  dos veces al día durante los años que tengas acné y aplicá un humectante ligero. 

-Probá algunos remedios caseros, como el yogur dietético puro mezclado con una cucharada de miel y gotas de limón.



 




En esta nota