PARA ELLAS

Un toque propio, la naturaleza irrumpe en el hogar


Un ambiente verde. Con mis hijos diseñamos la transformación de nuestro nuevo hogar

Escuchar el artículo Pausar Lectura

05/09/2018

Hace seis años cambié de casa. Ante este escenario, el primero de los retos era darle personalidad, que sea un espacio cálido, seguro y con amplios ambientes de área verde para poder disfrutarla con mis hijos. Quería que ellos sean los protagonistas de esta transformación.

¿Por dónde comenzamos? les consulté. ¡El jardín! exclamaron, mientras observaba las habitaciones vacías. En ese momento, cerré la puerta de la casa y nos dirigimos a un vivero. ¡Sí, a un vivero!

Quería una casa dentro de un espacio natural, que cada despertar me recibiera el verdor fresco de las plantas y el aroma seductor de un robusto jazmín. Jugamos con los colores rojo y blanco para nuestras flores en señal de amor y paz. Bambú y palmeras para darle ese ambiente tropical y tener día a día la sensación de estar en alguna isla perdida.

El amplio jardín se convirtió en el espacio íntimo familiar. Ahí nos resguardamos para charlar, leer algún libro, descansar o simplemente, gozar de la brisa mientras disfrutamos del ocaso del día. Tan agradable era ese ambiente que, poco a poco, fuimos invadiendo los espacios interiores con orquídeas y bonsáis (tajibo y toborochi) y plantas que daban identidad propia a nuestro nuevo hogar.

Decoración y naturaleza

En esta búsqueda constante por vivir en medio de la naturaleza y conservar el cuidado del medioambiente, descubrí el aliado perfecto. ¡Los porcelanatos que propone Faboce! Y fue así que decidí revestir mi cocina con unos tablones de madera y cementados, superresistentes, que recreaban la frescura de un hábitat silvestre en ese espacio donde dejo volar mi imaginación cuando me toca preparar alguna nueva receta saludable.

Las grandes proporciones que presenta el porcelanato facilitan su colocado y la riqueza en la diversidad de diseños crea un ambiente único para cada hogar.

Las plantas mejoran la calidad del aire que tenemos en el interior de nuestro hogar. Absorben el dióxido de carbono y lo transforman en oxígeno, lo que complementa el proceso respiratorio de los humanos, ya que necesitamos el oxígeno y exhalamos el dióxido de carbono.

Las plantas brindan humedad al ambiente, lo que reduce los niveles de sequedad en el ambiente y las partículas de polvo en nuestro hogar. Evita problemas respiratorios como la tos.

Dejá vos también que la naturaleza ingrese a tu hogar.

Quería una casa dentro de un espacio natural, que cada despertar me recibiera el verdor fresco de las plantas y el aroma del jazmín

Beneficios de las plantas

Mejora tu estado anímico. El hecho de cuidar las plantas, regarlas, podarlas y verlas retoñar o florecer es un proceso terapéutico que ayuda contra la depresión.

Sazón y remedios naturales. Algunas de ellas nos servirán para condimentar nuestras comidas, como la albahaca y el orégano; otras las podemos utilizar para hacer remedios naturales, como el romero y la sábila. ¡Probá tener una huerta en tu hogar!

Corta la electricidad estática. Debido a su capacidad de generar humedad en el ambiente, las plantas pueden ayudar a disminuir la electricidad estática, ya que esta se incrementa en ambientes secos.

Combaten la polución. Absorben los gases nocivos y partículas químicas, los cuales son procesados y transformados en nutrientes, con la ayuda de unas bacterias que se encuentran en la raíz de la planta.

Reduce la sensación de fatiga. La limpieza del aire disminuye la sensación de fatiga que experimentamos, como consecuencia de una atmósfera cargada. Nada como la energía del aire puro.

Reducen el ruido. Las plantas “ahogan los sonidos”, sobre todo en lugares cerrados y con suelos duros. La alteración acústica se percibe más cuando la frecuencia del sonido es muy alta.



 




En esta nota