PARA ELLAS

Tavárez: “necesitamos más políticas para combatir violencia”


Uruguay. En el 14.º Encuentro Feminista se abogó por presupuestos justos para erradicar la violencia 

El reto. Si son feministas y progresistas, pues están llamadas a participar en los partidos con los cuáles se identifiquen

03/01/2018

“Minerva Josefina Tavárez Mirabal, más conocida como Minou,  es   hija de Minerva Mirabal, asesinada  junto con sus hermanas, María Teresa y Patricia el  25 de noviembre de 1960, en los tiempos de la dictadura que había  sido instaurada en Santo Domingo por Rafael Leónidas Trujillo. Quedó huérfana a la edad de 7 años porque su padre, Manolo Tavárez, fue fusilado 3 años después de la muerte de su madre”, anotó en su entrevista Catalina Rodríguez, del Colectivo Rebeldía, de Santa Cruz 

Filóloga y  profesora, fue diputada, vice ministra de Relaciones exteriores, primera candidata a la Presidencia de su país el 2016, fundadora del partido Opción Democrática, el 2011 publicó su  libro: El camino que Traigo Conmigo. Invitada como expositora a las cumbres y convenciones internacionales, se destaca por el dominio de los ejes que aborda y su capacidad de análisis.  

Minou Tavárez Mirabal es considerada símbolo de lucha  contra la violencia hacia las mujeres,  por lo tanto su presencia no pasó desapercibida en el 14.º Encuentro Feminista realizado en Montevideo, donde fue la más requerida por los medios de comunicación, entre ellos el área de comunicación  del Colectivo Rebeldía, que logró un contacto exclusivo sobre la lucha de su madre Minerva, a los 57 años de su muerte.

“Si me matan sacaré mis manos de la tumba y seré más fuerte”¿Qué lectura hizo de esta expresión de su mamá?
 “Mi madre fue una luchadora  política, una revolucionaria, una militante política, una militante contra la violencia hacia las mujeres, que era una situación de la que no  se hablaba entonces, y que recién se  empezó a hablar después que se designó el  25 de noviembre  Día Internacional, día en que ellas fueron asesinadas, entonces para mí es  difícil  desconectarme en mi condición de hija, de mujer, de dominicana, de latinoamericana y de política, esa sentencia de Minerva Mirabal demostró tener toda la razón”.