Para Ellas

No te agobiés la época navideña puede deprimirte, salí de ese lugar


Incómoda alegría ajena. La pérdida de afectos, el consumismo y el ruido de las fiestas de fin de año pueden provocar depresión navideña. Aprendé a identificarla y a buscar las salidas más apropiadas para esta enfermedad mental. Si ese es tu caso, te dejamos varios tips para superarla

El desgano total y la tristeza profunda son signos que demuestran que se está atravesando un cuadro depresivo por las fiestas

20/12/2016

La proximidad de la Navidad me recuerda que este año no podré abrazar a mi mamá porque falleció hace un mes. En vez de esperarla, esta vez quiero que pase desapercibida”, expresa Mariela (35 años) cuando se le pregunta qué sensaciones le trae la época navideña.


Esta situación puede ser más común de lo que se piensa, solo que la depresión navideña no es fácil de percibir, menos cuando las luces, el bullicio y el movimiento previo a la fiesta suelen apabullar la tristeza ajena.


Es más, según la experiencia de la sicóloga Raitza Arroyo, la ausa más común de la depresión navideña es la pérdida de un ser querido, el recuerdo de los que están lejos y la ausencia de quienes ya no forman parte de nuestra vida por conflictos.


Las causas también incluyen factores económicos, sociales y culturales. Por ejemplo, para Roberto (47 años) la proximidad de la Navidad le genera depresión porque debe afrontar más gastos y compromisos sociales. 


Explica que la visita a los mercados y centros comerciales, el bullicio y las muchedumbres le provocan ansiedad, sofocación y al llegar a su casa cae en una profunda tristeza que no lo deja hacer nada.
Para Arroyo estos tipos de reacciones, remarcadas por el comercio, el consumismo y la publicidad, son más frecuentes de lo que se piensa y que todos en algún momento tienen esas sensaciones. “El poder exteriorizar lo que nos pasa y buscar solucionarlo es positivo, porque la mayoría calla lo que les molesta y eso empeora las cosas”. 


Alentó a no dejarse absorber por la promoción de compras desmedidas, no aparentar un estilo de vida que no es real y dejarse influenciar por la presión. Antes de eso, aseguró que comprar cosas útiles y vivir de acuerdo a la realidad económica.  


Se repite cada año
La depresión puede ser un fenómeno que se repite cada año, especialmente en quienes tienden a deprimirse por épocas, indica Arroyo y agrega que en estos casos también influyen el clima y la estación del año.


“La depresión estacional se agrava en gran medida debido a la soledad o a las malas relaciones con algunos de los que le rodean, que no hacen muy alegre la Navidad”, aseguró. 


Sugirió que lo ideal para las personas que todos los años pasan por este estado es acudir a un profesional que les ayude a  trabajar en su autoestima, en resolver conflictos internos y tratar de superar lo que afecta en Navidad definitivamente para que no vuelva a surgir. 
“Recordemos que la mayor consecuencia de no resolver la depresión es la tendencia al suicidio. La terapia sicológica en estos casos más que necesaria es urgente”, afirmó.

Es temporal
Al contrario que otro tipo de depresión, la navideña es un fenómeno temporal, que se alimenta de los ruidos, las luces y todo lo que llevan consigo las fiestas de fin de año. “Por lo general, las personas vuelven a su vida normal cuando pasa esa época”, afirma Arroyo.
Y sostiene que en todos los tipos de depresiones son causados por problemas internos no resueltos. Pueden ocasionar secuelas graves y por lo tanto, se les debe dar la misma importancia y buscar ayuda sicológica.

Cómo idenficarlas
La pérdida o aumento de apetito y falta de energía son los primeros síntomas de este cuadro depresivo. A ello lo acompaña una irritabilidad exagerada, la tendencia al abuso del alcohol y las drogas, describe la sicóloga.


Sostiene que caer diariamente en melancolía y tristeza, el aumento de sueño y el desgano total, también son síntomas que se deben tener en cuenta, porque ello puede afectar físicamente.
Los sentimientos de inutilidad y culpabilidad, de igual manera forman parte del proceso y es en esta etapa cuando se debe cuidar de no caer más profundamente y buscar una salida 



 




En esta nota