PARA ELLAS

Navidad ¿con mamá o papá? difícil para hijos de padres separados


Determinación. Los padres deben poner ante todo el interés del menor, antes 
que sus rencillas, resentimientos y chantajes. Tres sicólogas hablan de este tema días antes de la Nochebuena y exhortan a que primen la madurez, claridad y el amor por los hijos


Cambia la realidad a partir de la separación o el divorcio, la familia cambia y la vida de los hijos queda determinada en dos hogares

14/12/2016

Al ser hijos de padres separados, niños o adolescentes, la Navidad puede ser motivo de conflicto si los padres han mantenido una relación problemática posterior a la separación, pues procederán a manipular a los hijos, dice la sicóloga clínica educativa y especialista en Terapia Familiar, Martha Heredia Asebey, agregando que, particularmente la mamá puede chantajear, indicando que la quieren menos a ella que al padre, en especial si tiene la custodia de los mismos.

El padre procederá a ofrecer regalos y ventajas si los hijos pasan la Nochebuena. “Los sentimientos de ambivalencia en los hijos pueden producir ansiedad”, sostiene. 

Heredia indica que las situaciones más difíciles se dan cuando tanto padre y madre ya tienen nuevas parejas y no muestran interés por compartir con sus hijos estas fiestas; en estas situaciones los hijos se sienten muy solos, incluso pueden desarrollar depresión, llegan a detestar la Navidad, ya que para ellos es motivo de tristeza y sensación de sentirse desplazados. 

La especialista considera que los padres que logran una comunicación asertiva posterior a la separación forman hijos estables, que puedan disfrutar de las fiestas de mejor manera. 

“En nuestro contexto, una gran cantidad de madres cría sola a sus hijos, en estos casos los hijos esperan con mucha ilusión, que por lo menos en esa fecha el padre se acuerde de ellos, y esperan una llamada o un presente, que no llega, convirtiéndose esta fecha en una ocasión que les trae dolor”, afirma Heredia.

Es aconsejable alternar
Para la sicóloga Ana Rosario Calvo muchos padres separados se ven ante la difícil situación de enfrentar la primera Navidad en la que se encuentran solos y surge el angustiante dilema: ¿con quién pasarán las fiestas los chicos? “A partir de la separación consumada, la realidad de la familia cambió. 

La nueva vida de los pequeños quedó determinada en dos hogares, con lo cual lo aconsejable es que los niños pasen una Navidad con cada uno de sus padres de manera que brinden un mensaje claro y consistente", afirma la especialista recurriendo a algunos autores que han escrito sobre este tema.

Lo aconsejable, dice es que las decisiones las tomen siempre los padres para no transferir la responsabilidad de la elección, de lo contrario sería ponerlos en una encrucijada y cualquiera sea su decisión sentirían culpa por dejar de lado al otro padre. También es preciso ser equitativos en la distribución de las fechas y alternar de modo que los niños tengan la posibilidad de disfrutar de esta festividad con su madre y con su padre o viceversa, agrega Calvo


 




En esta nota