PARA ELLAS

La píldora del día después y los riesgos para la salud


Se está abusando de la píldora del día después. La píldora para prevenir los embarazos no deseados es una bomba de tiempo que puede traer graves consecuencias


18/10/2017

El embarazo en la adolescencia sigue siendo uno de los principales factores que contribuyen a la mortalidad materna e infantil y al círculo de enfermedad y pobreza. En Bolivia, el 18% de mujeres adolescentes entre 15 y 18 años ya ha sido madre, según un informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa)”.

La píldora AHE (anticoncepción hormonal de emergencia), un medicamento específico para prevenir el embarazo no deseado, está provocando dudas sobre sus indicaciones y las consecuencias para la salud, en el caso del consumo sin control y sin asistencia médica. Nos referimos a esa 'moda' que siguen las jovencitas que tienen una intensa actividad sexual.

Este método de prevención de embarazos es la anticoncepción hormonal de emergencia y se trata de la ingesta de productos hormonales para prevenir un embarazo no deseado dentro de las 120 horas luego de una relación sexual sin protección.   

“La píldora del día después no debe utilizarse como anticonceptivo habitual, sino únicamente en situaciones de emergencia en las que haya habido un coito sin protección y haya fallado el anticonceptivo o no se hayan tomado medidas para evitar el embarazo. 

Es importante anotar que las píldoras anticonceptivas de emergencia, la AE de levonogestrel (1,5 mg) son seguras y no afectan a la salud de la mujer, siempre que se las tome en casos de emergencia”, indica Desiree Mostajo, ginecóloga y obstetra del Centro Médico Udime, afiliada a las organizaciones internacionales Flasog y Figo.

Respecto a ello surgen las interrogantes: ¿Se trata de una bomba de tiempo? ¿Tiene contraindicaciones? ¿Cuáles serían sus consecuencias para la salud de la mujer cuando se las toma sin control?.

Buscamos respuestas sobre los pros y contras de la píldora de emergencia, actualmente el único recurso que las mujeres pueden usar para prevenir un embarazo en caso de violación o después de una relación sexual no protegida, ya sea porque no se usó un método anticonceptivo u ocurrió un accidente con la ruptura del condón o porque se olvidó tomar las pastillas o dejó de usar otros métodos de anticoncepción como inyectables, anillos, parches, fechas de días fértiles, en caso del método del ritmo o porque hubo la expulsión de un dispositivo intrauterino.

Mostajo informa de que el acceso de la población a la píldora de emergencia (AE) es una contribución importante desde el punto de vista personal, social y de salud pública. En Bolivia está a disposición  sin costo alguno en los centros de salud de la red pública y se vende en farmacias sin receta médica.
En el Centro Elvira Wunderlich, del barrio Ramafa, indicaron que se provee la ‘pastillita’ a la persona que la solicita, previa consulta médica de emergencia. No tiene costo, pero debe exponer su caso al galeno para que este evalúe la situación.

Venta libre
Desafortunadamente el hecho de que este medicamento se venda sin una receta, está ocasionando que las jóvenes lo consuman inclusive cada 15 o 30 días después de una relación sexual, sin tomar en cuenta los riesgos que esto podría traerles a la salud.

Mostajo lanza su advertencia: “La píldora de emergencia o poscoital  no es un método anticonceptivo regular. Su consumo varias veces al mes puede provocar graves trastornos de salud, desde un severo descontrol hormonal, enfermedades gastrointestinales, algunas irreversibles, retención de líquidos, aumento de peso, hasta infertilidad.

Como se trata de un producto con hormonas, la píldora de emergencia es una medicación que necesita cuidado y prescripción médica, así sea muy fácil de comprarla en las farmacias o por su entrega gratuita en los centros de la red de salud nacional. Es muy importante asumir mayor responsabilidad con la propia salud. En el caso de las muchachas con intensa actividad sexual, la recomendación es buscar a un ginecólogo para orientarla sobre el método anticonceptivo regular más adecuado, de acuerdo a su edad y su constitución física.

Medicina preventiva

En las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2014 (de la OMS) se indica que la tasa media de natalidad mundial entre las adolescentes de 15 a 19 años es de 49 por 1.000 muchachas. 

Por ello, los investigadores más destacados están asumiendo una posición bastante clara sobre la temática de la medicina preventiva y sus esfuerzos
destinados a proteger y defender el derecho a la salud de las mujeres. La  Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (Flasog) funciona como una institución científica afiliada a la Federación Mundial de Ginecología y Obstetricia (Figo).

La Flasog está constituida  por  gineco- obstetras de América Latina y  el Caribe, que vela por la salud de las mujeres y tiene un Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos, creado en el Congreso Latinoamericano de Santa Cruz de la Sierra, en octubre de 2002. 

Velando por tu salud

En este comité se asume la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres latinas a través de importantes banderas de lucha.
Nos referimos al derecho a una maternidad saludable, a una vida sexual libre de violencia, a regular libremente su propia fecundidad, a usar métodos de anticoncepción, a recibir información sobre salud sexual y reproductiva.

¿Cómo la píldora del día después evita la fecundación del óvulo?

Cada mes la mujer produce un óvulo. Este se forma en el ovario y cuando está maduro sale  hasta las trompas de Falopio para esperar al espermatozoide. Si se fecunda baja hasta el útero y se inicia el embarazo, si no la mujer lo desecha con la menstruación. Un óvulo puede vivir hasta 72  horas después de haber salido del ovario.

La píldora evita la fecundación,  su primera acción en el organismo es espesar el moco cervical del útero, ello evitará que los espermatozoides suban hasta la trompa, donde se encuentra el óvulo. El  90% de los espermatozoides se quedan en este trayecto.

Si llegan a pasar algunos espermatozoides, como segunda acción, la píldora retarda la ovulación. El óvulo no llega a los 14 milímetros que debe tener para ovular, la píldora bloquea la salida del óvulo, el espermatozoide tiene capacidad para ingresar hasta el tercio externo de la trompa, no puede entrar al ovario y no hay fecundación.

Si el óvulo ya salió del ovario y llega a fecundarse, la píldora no hace efecto. Lo único que provoca (tercera acción) es que el traslado del óvulo al útero sea más lento y se inicia el proceso del embarazo.  



En esta nota



e-planning ad