PARA ELLAS

Gestoras: las mujeres que cristalizaron 'Para Ellas'


Proyecto comunicacional. La revista nació con el sentir de defender las causas de las mujeres y así lo ha hecho a lo largo de estos 31 años que acaba de cumplir. Se ha convertido en un medio de alcance nacional

Carmiña Fernández, la primera editora, junto a la doctora Silvia Suárez, colaboradora fiel de la revista con el espacio jurídico SOS Feminísima, y la gestora Sonia Rivero

30/08/2017

Sonia Rivero y Carmiña Fernández, con el apoyo y guía del doctor Pedro Rivero Mercado, decidieron apostar por un proyecto comunicacional que se convirtiera en la palestra de la mujer. Y lo lograron. Un 27 de agosto de 1986, nació la revista Para Ellas, que acaba de festejar sus 31 años (el domingo pasado). Hoy convertida en una revista femenina de alcance nacional.

Son más de tres décadas de estar junto al segmento femenino canalizando todas sus inquietudes, sus necesidades de salud, educación y formación. Para Ellas no solo logró consolidar un espacio para la mujer, dando a conocer a través de sus páginas cientos de historias inspiradoras y que han sido capaz de cambiar la vida de otras.

También ha logrado empoderar a la mujer sobre sus derechos, especialmente a vivir una vida libre de violencia, pues desde este medio y con el apoyo de la abogada Silvia Suárez, se brinda ayuda y asesoramiento gratuito a las víctimas de violencia.

Sonia Rivero, hace 31 años, junto a su padre, un hombre visionario y defensor de las causas femeninas, delineó el proyecto con el fin de desarrollar un producto dirigido a la mujer; ya para entonces existía la revista Extra y dos suplementos más. “Fue así como nos vino la idea de hacer algo por la mujer; siempre me ha gustado mucho defender sus causas”, afirma, agregando que su amiga Carmiña Fernández, que se acababa de graduar como comunicadora social; entonces se reunieron con el doctor Pedro Rivero para dar nacimiento a este proyecto. De hecho, él le puso el nombre. 

Desde sus inicios la revista fue concebida como un instrumento de servicio. Un medio para servir a la mujer, para defender sus causas y para darle la información que necesita en salud, en educación y , sobre todo, un espacio donde ella pueda manifestar sus habilidades, inquietudes y talento, explica Rivero Jordán.

Carmiña le puso pasión
Carmiña se convirtió en la primera editora de la revista Para Ellas, y por eso este proyecto es como un hijo para ella, pues lo concibió hasta que se consolidó en el mercado cruceño y nacional. Entre los mayores aportes de Fernández estuvieron las campañas de salud. De hecho, junto al ginecólogo-mastólogo Carlos Paniagua fue al artífice de crear, por primera vez, la campaña contra el cáncer de mama en octubre de cada año, campaña que hoy forma parte del calendario femenino en todo el país. Esto permitió  no solo beneficiar a cientos de mujeres ayudándoles a prevenir esta mortal enfermedad, sino también salvando muchas vidas, quienes fueron detectadas a tiempo y recibieron tratamiento. 

Otro tópico liderado por la exeditora fue implementar ferias dedicadas a la mujer, donde las féminas recibían información de distintos temas. Para eso, visitaba los clubes de madres en los diferentes barrios. “El fin era empoderar a la mujer y que esta tenga un espacio”, afirma complacida por todo su trabajo llevado a cabo en favor de la mujer a través de la revista.

También no podemos olvidarnos su acertada alianza de Para Ellas con Infocal para formar recursos humanos. Esto permitió cambiar la vida de cientos de mujeres que hoy en día sustentan sus familias con el oficio que aprendieron a través de las lecciones que impartían Para Ellas e Infocal.

Creció y cambió
En poco tiempo creció el número de ejemplares llegando a convertirse en un suplemento exitoso y de mayor aceptación a escala nacional. Su éxito se sustentó en su misión de servicio y en su variedad de información. Se destacó mucho por dar a conocer  tendencias en moda, cocina, salud, belleza y educación. Su diseño también cambió. De papel sábana en blanco y negro, solo llevaba color la tapa y la contratapa, evolucionó a papel cuché y a full color. 



En esta nota



e-planning ad