PARA ELLAS

Dora Luz de Dávila comanda a los ángeles de rosado


Líder. Las voluntarias de Davosan son conducidas por Dora Luz Revuelta de Dávila, desde hace 42 años y ocho meses. Ellas velan por los enfermos de escasos recursos


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

15/08/2018

Davosan es una fundación que canaliza y genera recursos necesarios para aliviar la pobreza y la problemática de salud en Santa Cruz, trabajando con transparencia, dignidad, amor y humildad, con una orientación hacia el servicio en beneficio de la comunidad y de los más pobres.

Dora Luz de Dávila es la cara visible de esta entidad solidaria, porque le ha entregado la mitad de su vida.

Con 84 años y la fortaleza de una jovencita, ella se mantiene a la cabeza y es reelegida gestión tras gestión, porque sus méritos la avalan. “No me siento de 80, estoy sana y desde las 7 hasta las 13:00 estoy atendiendo a los que necesitan medicinas o atención”, afirma la dama de rosado más famosa del país. Una cochala que se volvió cruceña y entrega su tiempo sin sueldo, ni recompensa.



Está casada con Juan Dávila Escalera, es madre de Carol(+), Patricia, Juan José y Mauricio. Reconocida con el Cóndor de los Andes; recibió la condecoración Me saco el sombrero y ha sido homenajeada por instituciones como el Comité Cívico Femenino, el Comité Pro Santa Cruz, el Club Social 24 de Septiembre, la Honorable Alcaldía de Santa Cruz y la Cámara de Senadores.

 ¿Para usted no hay tiempo?

Esto es mi vida, aunque esté en casa, estoy gestionando ayuda para Davosán. Dios se llevó a mi hijita y encontré este trabajo, para dar amor, desde hace más de 42 años. 

También juego cartas dos veces por semana y las otras tardes, con mi latita en la mano, recorro empresas y calles buscando ayuda. No paro, ni en mis horas libres. Nunca me niegan ayuda, ni profesionales, ni empresarios, soy muy bendecida.



 ¿Davosan va rumbo a los 50 años, cuál es el balance?

Las obras importantes en las cuales colaboró la Fundación son la participación activa en el incendio del avión que cayó sobre el estadio; Davosan trabajó día y noche prestando ayuda a muchos quemados.

En 1983, durante la inundación de Santa Cruz, se apoyó a los damnificados. Trabajamos en la lavandería del hospital de niños. En la maternidad, se dotó de ropa de cama y enseres durante muchos años, bajo la dirección de Mimí Ortiz.

Se apoyó en la construcción de la rampa de la maternidad, con el refuerzo de las Mujeres de ayuda social. Se construyó la sala de quemados con la donación de Silvia Novillo de Senck. La construcción del búnker para radioterapia en el hospital oncológico.

Reconstruimos salas en el hospital de niños. Refacción y remodelación de salas de la maternidad Percy Boland. Remodelamos, con recursos propios, la sala de tuberculosos en el hospital San Juan de Dios.



Sobrealimentación durante 10 años, a más de 70 niños con tuberculosis en el hospital de niños y en el San Juan De Dios, desde 1970.

Ayuda con medicamentos a más de 200 personas a diario. Donación de medicinas a trasplantados renales y con lupus. 550 cirugías de corazón (marcapasos, válvulas, stends). Apoyo total a 38 pacientes renales, con su trasplante.

Ayuda con medicamentos a Warnes, San José de Chiquitos, Concepción, Buena Vista y otros; realizamos visitas a la cárcel, entregamos medicamentos y revisiones médicas.

Campañas de sillas de ruedas y otros artículos para 500 minusválidos, por 10 años consecutivos. Campaña de prótesis de cadera durante 10 años, beneficiando a 30 pacientes cada año, con ello, 300 personas volvieron a caminar.

Contamos con un laboratorio de análisis clínicos (Unidad de Diagnóstico Davosan), que tiene la certificación a la calidad ISO/9000, donde se realizan análisis, mamografías, endoscopías, ecografías, rayos X, genética e histocompatibilidad.

En el centro de hemodiálisis tenemos 11 máquinas, donde dializan 84 pacientes con insuficiencia renal, tres veces por semana, durante cuatro horas al día, en cuatro turnos, sin parar las 24 horas. Nuestros pacientes son atendidos por personal altamente calificado y con amor.

En la farmacia principal, denominada Casita Davosan, se trabaja desde las 5:00, sin límite de tiempo, dando atención a la gente de escasos recursos que acude a nosotras y que son enviados de los hospitales Francés, Japonés, San Juan de Dios, de la villa Primero de Mayo y de las Cajas de Seguro Social.

Se atienden con medicamentos a cientos de pacientes con diabetes, presión alta, cardiacos y con lupus. Contamos con farmacias en el hospital San Juan de Dios, de niños, maternidad y en Oncológico.

Tenemos a nuestro cargo 143 trasplantados renales con medicamentos inmunosupresores; que no pueden vivir sin ellos, con un costo de más de $us 30.000 mensuales; 81 pacientes con lupus a los que proveemos de medicinas; pacientes con problemas graves de salud que requieren antibióticos de tercera y cuarta generación. El gasto mensual de esto asciende a más de $us 90.000 mensuales.

Los salarios a nuestro personal administrativo, médico y de hemodiálisis asciende a Bs 329.650 mensuales.

En estos 49 años de existencia se despacharon aproximadamente 1.579.417 recetas, con un costo de Bs 232.484.456. Se apoyaron más de 10.000 cirugías; entre ellas 550 cirugías de corazón. Contamos con kardex de todos nuestros pacientes, en los cuales son registrados uno por uno y su costo por receta.

 Las fundadoras fueron

Ocho valerosas mujeres iniciaron esta cruzada por la vida, ellas fueron Alicia de Ruiz, Adelita Salmón de Prado, Matilde de Vásquez, Nereida de Solares, Carmiña de Bustamante, Marcela Gentille, Hortencia de Ovando y Mirian Bertón.

 Las presidentas de Davosan

Alicia de Ruiz, Adela de Prado, Nancy Candia, Mimí Ortiz, Chabelita Saavedra, Ketty Maclean, Wilma Buchón, Lidia Banzer, Coralia Jordán de Urey, Adela de Paniagua, Alina Parada de Cronenbold, Margarita Gasser, Aida Anglarill y Dora Luz de Dávila.

 ¿Cómo está conformado el actual directorio?

El 8 de marzo se realizaron las elecciones del directorio 2018-2020, el mismo que quedó conformado como sigue: Dora Luz de Dávila, presidente; Beatriz de Cadario, vicepresidente; Mirian Libera, tesorera; Elsa Gutierrez de Vásquez, secretaria general; Raquel Laguna, secretaria de actas; Vicky Del Granado, encargada de almacén; Gladys Vallejo, encargada de compras; Norah Dabdoub, encargada centro de diálisis.

También están en el directorio Miriam Zambrana, vocal hospital San Juan de Dios, Rosmery Álvarez, vocal hospital Oncológico; María Sol Cubillas, vocal maternidad Percy Boland; Rosario Villavicencio, vocal hospital de niños Mario Ortiz; Celia Olmos, vocal casita Davosan; Ma. Elena de Coronado, encargada hospital San Juan de Dios; Marby Pizarro, encargada hospital de niños; Carmen Sadud, encargada hospital oncológico; Martha de Paz, encargada casita Davosan y Mery Suárez, encargada maternidad.

 ¿Cuál es el reto de la gestión?

Nuestra intención es tener un centro de trasplante de médula, porque hay mucha gente que viene con problemas de aplasia medular y de leucemia que no tiene dónde acudir. Ellos tienen que usar inmunoglobulina y no sanarán si no hay un trasplante. Apoyamos en la construcción de un espacio para ello en un hospital público, pero aún hay trabas. Podemos conseguir ayuda para tecnificar a los profesionales enviándolos a España y hacer que vengan sus especialistas a capacitarnos, también a las voluntarias. Vamos a luchar por tener el primer centro de trasplante de médula en el país. Ese es el reto más grande de esta gestión.

Mamógrafo. Voluntarias y personal médico

Telemaratón. Actividad que se efectúa el primer semestre del año. El evento tiene 28 versiones


 




En esta nota