ENTREVISTA

Chinga Foianini: “Todo ser humano nace con un don”


Emprendedora. La empresaria comparte su experiencia al mando de Chinga Decoraciones, que en esta gestión cumple 40 años. Tendrá un espacio en Para Ellas para guiar a las lectoras sobre decoración 

Escuchar el artículo Pausar Lectura

28/02/2018

Pocos saben que su nombre es Ángela Arminda Foianini pues la identifican más como Chinga, un apodo que surgió en el seno de su familia y que luego se consolidó hasta volverse una marca muy reconocida. Desde muy joven dio señales de ser una mujer emprendedora y de mucho coraje, dueña de un don para decorar que le permite crear ambientes acogedores y cálidos. Se siente orgullosa al recordar que su primera tienda la inició con cuatro juegos de living en consignación junto a su esposo, Rudy Rivero, y que ahora es propietaria de Chinga Decoraciones, una empresa que surgió en 1978 y donde sus hijos Carolina, Liliana y Rudy Rivero siguen sus pasos.

Su arduo trabajo le ha valido distinciones de la Cámara de Industria y Comercio (Cainco) y de ferias internacionales donde siempre ha dejado el nombre de Bolivia en alto.

 ¿Cómo fueron sus inicios?

Empecé trabajando en una ferretería a mis 17 años. Tenía una inclinación desde jovencita de crear ambientes acogedores. Me formé en diseño leyendo libros e hice un curso por correspondencia para ampliar los conocimientos.

 ¿Por qué eligió este rubro?

Porque vi que tenía un talento, todo ser humano nace con un don y de nosotros depende la utilidad que le damos a ese don. A mí, Dios me dio este talento y me di cuenta de que todo me servía para hacer muebles desde las cajas de manzanas hasta los materiales reciclables. 

 ¿Con qué estilos está más cómoda? ¿Cómo definiría su línea de muebles?

No tengo un estilo. Las tendencias vienen y se van, cada persona es un mundo aparte. Si vos querés una silla cuadrada, el otro quiere una mesa movible giratoria.  Nosotros podemos tener nuestras ideas y tenemos toda la capacidad como empresa para hacerlas. No hay un estilo, pero sí un sello que se nota, que es de Chinga.

 ¿Sabe el cliente boliviano lo que quiere cuando acude a Chinga o hay que ayudarle a descubrirlo?

Sabe lo que quiere, pero nosotros después vamos a su casa, le medimos su proyecto, lo guiamos y le mostramos los diseños.

 ¿Cuál es la parte que más le gusta de los proyectos de decoración?

Todo es pasión. Lo más satisfactorio es que tu cliente quede feliz y que la gente llene sus expectativas.

  ¿Cuál es el mayor reto que ha afrontado en su trabajo?

Todos han sido retos fuertes. Desde mis inicios con una tienda con muebles en consignación hasta las invitaciones para diseñar en el extranjero.

 ¿Su proyecto más apasionante?

En su momento, abrir el primer show room más grande de Bolivia, y que hoy es su tienda (Tercer Anillo interno entre avenida Beni y Alemania).

 ¿Hay mucha competencia en este rubro?

En estos tiempos sí con los muebles importados, pero no es competencia, porque nuestros muebles perduran y hasta se heredan.

 ¿Ha pensado alguna vez escribir un libro sobre este rubro?

Sí, pero lo que hace falta es el tiempo. Lo que hacemos es una revista cada cierta temporada. Haremos una en estos meses por los 40 años de la empresa.

 ¿Se arrepiente de algo?

De lo único que me arrepiento es no haber aprovechado más las oportunidades internacionales. Como aquella vez que un empresario me invitó a diseñar muebles en EEUU, lo hice una vez, y ya cuando me animé a tomar nuevos rumbos y agarré mis diseños en un archivador, ya la industria había caído en una crisis. Lo que hice fue regalarle mis diseños y regresar para seguir apostando por mi país.

 ¿Cuál ha sido su mayor triunfo?

Haber conquistado a este pueblo bello que nos da su cariño y su preferencia. Porque eso no se logra porque son tus amigos es porque has cumplido y has llenado las expectativas. La gente hace un esfuerzo para tener un mueble de Chinga Decoraciones.

 ¿Cómo se actualiza?

Asistiendo a exposiciones internacionales, hemos ido a Milán, Barcelona, Estambul, entre otras.

 ¿Quién sigue el legado de Chinga?

Mis hijos, que son el pilar fundamental en cada una de sus áreas. Chinga Decoraciones es una empresa familiar. Liliana Rivero de Razuk es la directora comercial y decoradora de interiores formada en Argentina; Carolina Rivero de Antelo es la directora financiera formada en la universidad de Belgrano y Rudy Rivero Foianini dirige los  diseños y producción, es actor de profesión con un semestre de Arquitectura y actualmente estudia Diseño Industrial en la Upsa.

 ¿Cómo van en el mercado internacional?

Los muebles que exportamos son a clientes particulares de Brasil, Argentina y EEUU, solo a personas que les encantan nuestros productos y algunas empresas.

 ¿Qué consejo de decoración brindará a las lectoras en la revista Para Ellas?

Les enseñaré a armar un hogar cálido sin necesidad de tener varias cosas, a aprovechar cada espacio con los elementos que ya tienen.



 




En esta nota