PARA ELLAS

Artrosis, más común en mujeres


Afección. Un especialista describe sus síntomas y cómo hacer el diagnóstico con una radiografía simple, así como los tratamientos para combatir el dolor. Campaña solidaria disminuye un 70% el valor de las cirugías


Aprendé a detectar los síntomas iniciales

14/12/2016

Si padecés dolores intensos de cadera, de rodillas y de manos puede ser un indicador de la presencia de artrosis. Esta enfermedad degenerativa es mucho más común en las mujeres que en los hombres, a partir de los 50 años, aunque puede presentarse en pacientes más jóvenes, indica Álvaro Llobet, traumatologo ortopédista.

Otros factores que predisponen para la aparición de esta enfermedad es la obesidad, la práctica de deportes de alto impacto, la menopausia, los antecedentes familiares y las secuelas de cirugías o de golpes repetidos sobre las articulaciones, dice el especialista. 

Se refiere a la afección como la degeneración de los cartílagos, que aparece sobre todo en pacientes con antecedentes de artritis reumatoide. Y agrega que una vez que se padece es posible controlar el dolor a través de medicamentos, como antiinflamatorios y corticoides en infiltraciones articulares. En casos avanzados o como solución definitiva a la enfermedad también es posible recurrir a cirugías de reemplazo del cartílago.

Controlar el peso, practicar ejercicio aeróbico moderado y recurrir a fisioterapias localizadas que mejoren la funcionalidad, son algunas de las recomendaciones del Instituto Ferran de Reumatología de España en un documento explicativo sobre la artrosis.

Síntomas
Como se mencionó, la manifestación primaria de la artrosis es el dolor articular, y luego se presentan otros signos, como crujidos al moverse, deformaciones por el crecimiento lateral de los huesos, inflamaciones por acumulación de líquidos y rigidez después de periodos de inactividad, detalla el documento.

“Una radiografía simple es el primer paso para detectar la artrosis, aunque muchas veces en sus fases iniciales puede no serdeterminante en el diagnóstico”, explica Llobet y remarca que no existe un examen de laboratorio que especifique alteraciones específicas para esta enfermedad.

Para el reumatólogo, detectar a tiempo si se pertenece a un grupo de riesgo es un factor preponderante para iniciar tratamientos farmacológicos o terapias de prevención para evitar la falta de movilidad, el dolor crónico o las cirugías de articulaciones.

Movilidad e incapacidad
La mejora en la calidad de vida de los pacientes parte de la adopción de hábitos saludables, previene Llobet y afirma que la mayoría de los tratamientos no revierten ni regeneran el cartílago desgastado. 
Y aseguró que aunque tampoco disminuyen la presencia de malformaciones, se busca constantemente combatir algunos síntomas, mediante nuevas fórmulas capaces de congelar el desgaste del cartílago.

En su opinión, lograr que un adulto mayor con esta afección pueda hacer cosas por sí mismo, como ir de compras o asistir a compromisos familiares, es más que un logro de la ciencia.

La solución en quirófano
Ocho años y 17 campañas solidarias, con más de 3.000 cirugías de reemplazo en cadera y rodillas, son algunos de los números que mencionó Llobet para referirse a una cruzada de cirugías solidarias que se realizan en Santa Cruz para pacientes de toda Bolivia


En esta nota



e-planning ad