PARA ELLAS

Alimentos que ayudan a prevenir el cáncer de mama


Las frutas y vegetales. Alimentos básicos que pueden inhibir el cáncer de mama porque proporcionan vitaminas, minerales y antioxidantes que retrasan los procesos degenerativos y potencia las defensas 

Las verduras crucíferas proporcionan vitaminas y minerales que incluyen antioxidantes (compuestos que combaten el cáncer). Todos los vegetales se pueden comer crudos, cocidos o en forma de jugos.

04/10/2017

La alimentación puede intervenir sobre la posibilidad de contraer el cáncer de mama, la rapidez de crecimiento tumoral, la probabilidad de que se produzca metástasis e incluso el resultado final de la enfermedad. 

Son muchos los factores que intervienen el destino de este cáncer, pero la dieta se considera ahora uno de los principales. 

Los investigadores han comenzado a descubrir los mecanismos sorprendentes mediante los cuales los alimentos gobiernan lo que ocurre en las células, particularmente los sucesos relacionados con el estrógeno, para impedir que se manifieste el cáncer de seno.

Entre los alimentos podemos identificar aquellos que pueden inhibir el cáncer, como la col de bruxelas, brócoli, otras hortalizas de la familia de las crucíferas, las frutas y  verduras ricas en vitamina C y antioxidantes, las vainitas, especialmente los productos de soya, el pescado graso, salvado de trigo y aceite de oliva.

Por otro lado están los alimentos que pueden fomentar el cáncer especialmente cuando no seguimos una dieta equilibrada, cuando incluimos en nuestras comidas del día a día demasiada carne roja, frituras, productos que contienen grasa de origen animal, aceites vegetales omega 6 como el maíz, harinas, azúcares y bebidas alcohólicas.

¿Por qué cuidar la dieta?

Lo que comemos puede ser un factor en contra la salud del organismo, inclusive interviene en la aparición de muchas enfermedades como el cáncer de mama, útero y ovario.

El cáncer depende de las hormonas. Esto quiere decir que un exceso de la hormona femenina conocida como estrógeno al parecer estimula el crecimiento de esos tipos de cáncer. Por consiguiente, los alimentos que puedan interferir en el metabolismo o la absorción del estrógeno podrían contrarrestar parcialmente y especialmente en el caso del cáncer de mama. 

Por ejemplo, algunos medicamentos, como el tamoxifeno, concebidos para tratar y prevenir el cáncer de mama, actúan reduciendo los efectos del estrógeno. Lo sorprendente es que varios alimentos pueden actuar sobre el estrógeno de una manera muy parecida a como lo hacen los fármacos. Así, los alimentos antagonistas del estrógeno poseen un mecanismo único para inhibir el cáncer. Puesto que el estrógeno constituye un factor de riesgo durante la vida de la mujer, la dieta es importante para derrotar el cáncer antes como después de la menopausia. 

Las mujeres pre-menopaúsicas tienen más estrógeno, pero incluso después que los ovarios dejan de fabricar la hormona, cuando llega la menopausia, las células adiposas continúan produciendo algo de estrógeno, de tal manera que este sigue existiendo en el organismo, con la siguiente posibilidad de favorecer el cáncer de mama.

Exceso de estrógeno 

Algunos científicos sospechan que un exceso de estrógeno en la juventud puede acarrear el riesgo de que se desarrolle el cáncer más adelante. Así, una dieta antiestrógenica durante los años de juventud es una medida preventiva importante. Además, los niveles de estrógeno circulante pueden determinar la repetición del cáncer o su paso a otro sitio del cuerpo, incluso al otro seno. Por eso, aun después de aparecer el cáncer, es urgente prestar atención a los alimentos reguladores del estrógeno.

Evita las grasas

Aunque no hay seguridad de que el exceso de grasa produzca cáncer, la verdad es que sí estimula el crecimiento de los tumores existentes. Así opina Norman F. Boyd, del Instituto de Cancerología de Ontario, en Toronto, quien afirma que se puede salvar la vida tratando de impedir, por medio de una dieta baja en grasa, que reaparezca un cáncer detectado y extirpado.

Dieta contra el cáncer

Haya llegado o no a la edad de la menopausia, coma pescado graso y vainitas –incluidas las de soya-para prevenir el cáncer de mama o frenar su crecimiento, consuma los ácidos grasos omega 3 y omega 9, contenidos en el pescado y en aceites mono-insaturados, como el de oliva. 

Limite las grasas saturadas de origen animal y también las del tipo omega 6, predominantes en los aceites de maíz, girasol y en las margarinas y grasas de panadería hechas con dichos aceites.

Coma cada vez más como las mujeres japonesas, o como se alimentaban antes de la Segunda Guerra Mundial, en base a una dieta diaria muy sencilla:

5 o 6 porciones de frutas y vegetales.

1 porción de productos de soya, principalmente (queso) Tofu.

1 porción de pescado, muy poca carne, leche y alchool.

Es muy importante evitar el consumo de azúcar blanca y grasas de origen animal.



En esta nota



e-planning ad