OPINIÓN



OPINIÓN | 01/01/2018


Una rendición a medias

Si las importaciones superan a las exportaciones en $us 1.500 millones, como en 2017, algo habrá que hacer, dijo el Gobierno y decidió levantar la prohibición de las exportaciones cruceñas.


Se trató de una corrección, de una enmienda forzada por las circunstancias. Es necesario aumentar las exportaciones para contar con más divisas en el año preelectoral. Quizá el Gobierno lo haya hecho a regañadientes, porque devuelve al sector privado un derecho que le había arrebatado con tanta satisfacción.


Hugo Chávez, o su sucesor, no tuvieron tiempo para aplicar esta clase de correctivos en Venezuela. Y así les fue. Igual que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, donde los correctivos a las políticas contrarias a los empresarios del agro los tuvo que aplicar Mauricio Macri, tras derrotarlos políticamente.


Pero algo está faltando en Santa Cruz para que la rendición de las políticas del Gobierno sea completa. No puede haber una rendición a medias.


Falta, como dijo tímidamente un vocero del sector, que la rendición del Gobierno llegue a devolver las seguridades jurídicas, sobre todo respecto de la propiedad de la tierra.  


Hay que anular la FES, como se conoce a la Función Económica y Social que deben cumplir las propiedades agrícolas, que se traduce en un sistema de extorsión permanente.


Que ningún funcionario del INRA tenga al alcance de su impunidad el uso de esta espada de Damocles por la cual, en cualquier momento, y sin que medie justificación, una propiedad agrícola puede ser revertida, en parte o totalmente, a propiedad del Estado.


Se han dado cientos de casos en que los propietarios debieron aceptar que se les confisque parte de la tierra que poseían, porque la amenaza era que podían perderla en toda su extensión.


Denunciar el atropello era casi suicida. No existe un tribunal donde se pueda acudir. Todo está controlado. Se sabe de un propietario que ha tenido que pagar, que ‘comprar’ su propia tierra a algún funcionario corrupto. Y más de una vez, la misma tierra.


El caso de Ostreicher podría servir para desalentar las inversiones extranjeras en Santa Cruz, pero el detalle de este sistema tan perverso de extorsión, es una amenaza permanente que desalienta a los inversionistas nacionales.
La rendición del Gobierno está incompleta.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Malas señales
Crítica de Moody’s
Una rendición a medias
Año de récords
Pacto militar - cocalero
El tren cocalero
El tren cocalero
La guerra de Santa Cruz
Calma, presidente
El satélite chuto
La alarma argentina
Negocios y favores
El pecado original
1917: la URSS
Promesas y deudas
Singapur y Bolivia
Deserciones disimuladas
Arremetida cocalera
Arremetida cocalera
Transnacional de la coca
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/01/2018
Aún estamos a tiempo
20/01/2018
Viajes con propósito: alimento para el alma
20/01/2018
Las razones de tres consignas nacionales
20/01/2018
Sistemas electorales y vida política
19/01/2018
El discurso del odio
19/01/2018
Lo que no nos cuentan


EL DEBER
 
Te puede interesar
La pareja asesinada en La Paz será enterrada este sábado
TRAGEDIA

Cronología: 19 días de angustia en busca de Carla y Jesús

El mandatario estadounidense cumple este sábado su primer año en Gobierno
MUNDO

Golpe para Trump: Cierre parcial de gobierno de Estados Unidos

Carlotto recibió a EL DEBER en Buenos Aires
ENTREVISTA

Carlotto: 'EEUU quiere pisar Latinoamérica otra vez'

Diez
FÚTBOL

El ‘Tanque’ se calentó con los hinchas

Marco Bulacia es el mejor piloto boliviano en el Dakar 2018 en coches. Foto. Jorge Gutiérrez
RALLY

Bulacia está a un acelerón de hacer historia

Meza irá de titular en la delantera de Oriente. El venezolano se recuperó de una lesión y fue tomado en cuenta por el DT. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

Meza comandará el ataque en Oriente

Sociales
Foto: Marco Velasco
SOCIALES

Hoy eligen a la reina del Carnaval chapaco

SOCIALES

Andrea Forfori, entre la arquitectura y la TV

SOCIALES

¿Tinelli irá a la boda de Alberto y Marilín?